EL PELO ANATOMÍA Y CUERO CABELLUDO. GLOSARIO

ANATOMÍA DEL CABELLO Y CUERO CABELLUDO 

DISCO DE MERKEL

Los discos de Merkel se encuentran en la piel glabra, por ejemplo en las puntas de los dedos y en los folículos pilosos. La fibra nerviosa pasa a la epidermis y termina en una expansión con forma de disco que está estrechamente yuxtapuesta a una célula epitelial teñida de color oscuro en la parte más profunda de la epidermis, llamada célula de Merkel.

En la piel con pelo hay conjuntos de discos de Merkel, conocidos como cúpulas táctiles, en la epidermis entre los folículos pilosos.

Los discos de Merkel son receptores de tacto de adaptación lenta que transmiten información acerca del grado de presión ejercida sobre la piel.

EPIDERMIS

Es una palabra latina que proviene de un vocablo griego. Se trata de un concepto de la anatomía que hace referencia al tejido ectodérmico que recubre la superficie corporal de las especies animales y de forma diferente de los vegetales. En los seres vertebrados, este epitelio está formado por sucesivas capas de células que se superponen, mientras que los invertebrados están recubiertos por una única capa.

La epidermis es, en los seres humanos y en el resto de las especies vertebradas, la capa superficial de la piel. Este es el órgano más extenso, con un peso aproximado de 5 kilogramos en el homo sapiens y un espesor que fluctúa entre los 0,5 y los 4 milímetros.

La piel es una protección que preserva al organismo de agentes externos y que determina la estructura de los denominados anexos cutáneos, como el cabello y las uñas.

Las enfermedades de la piel se conocen como dermatitis y son tratadas por la dermatología.

El acné y la psoriasis son algunos de los trastornos de la piel más usuales.

La queratina es el principal componente de la epidermis. La melanina, por su parte, es el pigmento que da color a la piel. Es posible distinguir diversos estratos en la epidermis, como el germinativo, el espinoso, el granuloso, el lúcido, el córneo y el disyunto.
DERMIS

La dermis es la capa de la piel situada bajo la epidermis y firmemente conectada a ella. La cara interna de la membrana basal de la epidermis se une a la dermis.

Desempeña una función protectora, representa la segunda línea de defensa contra los traumatismos (su grosor es entre 20 y 30 veces mayor que el de la epidermis). Las capas profundas de la dermis contiene folículos pilosos con sus músculos lisos erectores del pelo, y glándulas sebáceas. Otra de sus funciones es la de nutrir a la epidermis, ya que esta capa carece de capilares sanguíneos por lo que depende de la irrigación sanguínea de la dermis.

Función termorreguladora: la irrigación de la dermis puede contraerse por vasoconstricción si hace frío y expandirse por vasodilatación si hace calor. También el sudor se inicia en las glándulas sudoríparas que contiene. Función estructural: da sostén a la epidermis gracias a las papilas dérmicas y al contener fibras de colágeno da estructura (densidad y fuerza) a esta capa. Su alta concentración en fibras colágenas y elásticas (colágeno y elastina) proporciona también elasticidad a toda la piel. Tiene también la función sensitiva, ya que en esta capa se encuentran las células y estructuras nerviosas encargadas de sentir: presión, calor, frío, suavidad, dolor, cosquillas, templado…
Está formada por 2 capas:

La papilar, o dermis superior: es una zona superficial de tejido conectivo laxo, que contacta con la membrana basal, cuyas fibras colágenas y elásticas se disponen en forma perpendicular al epitelio, determinando la formación de papilas que contactan con la parte basal de la epidermis.

En este nivel encontramos receptores de presión superficial o tacto (corpúsculos de Meissner).

La reticular, o dermis profunda: contiene la mayoría de los anexos de la piel.

Está constituida por tejido conectivo con fibras elásticas que se disponen en todas las direcciones y se ordenan en forma compacta, dando resistencia y elasticidad a la piel.

Posee fibras musculares lisas que corresponden a los músculos erectores de los pelos.

Elastina y Retícula.

Las fibras elásticas constituyen el 4% de peso seco y el 1% del volumen de la dermis. Son fibras frágiles en línea recta muy ramificadas que se pueden alargar hasta el 99% o más retomando su longitud original, cuando se elimina la tracción. Aproximadamente el 0.4% en peso seco de la dermis está constituido por fibras ramificadas que se tiñen de negro con el nitrato de plata y son conocidas como reticulina.
HIPODERMIS

La hipodermis, también llamada tejido subcutáneo, o fascia superficial, es la capa más baja del sistema integumentario en vertebrados. Los tipos de células que se encuentran en la hipodermis son fibroblastos, células adiposas , y macrófagos . Se deriva del mesodermo, pero a diferencia de la dermis, no se deriva de la dermatoma región del mesodermo.

La hipodermis se utiliza principalmente para almacenar la grasa.

Sus fibras colágenas y elásticas se conectan directamente con las de la dermis y corren en todas direcciones aunque principalmente en forma paralela a la superficie de la piel. Donde la piel es muy flexible, las fibras escasean; en cambio, donde se adhiere a las partes subyacentes (regiones palmar y plantar) son gruesas y numerosas.

Según las regiones del cuerpo y de la nutrición del organismo, en la capa subcutánea se desarrollan un número variable de células adiposas. Estas células pueden alcanzar un grosor en el abdomen de 3 cm o más, pero en otras áreas como el pene y los párpados, la capa subcutánea no contiene células adiposas.

El estrato subcutáneo está recorrido por numerosos vasos sanguíneos, y troncos nerviosos; contienen muchas terminaciones nerviosas.

En los insectos el término hipodermis es sinónimo de epidermis, la única capa celular del exoesqueleto, cuyas secreciones originan la cutícula.

Capas

Capa areola: Es la capa más externa y está en contacto con la dermis, está formado por adipocitos.

Capa lamelar: Es la más profunda, las células son fusiformes (en forma de huso), pequeñas y se distribuyen horizontalmente; esta capa se incrementa cuando las personas ganan peso, se debe al aumento de volumen de los adipocitos capaces de invadir la capa más superficial de la piel.

Funciones de la hipodermis: Ayuda a conservar la temperatura corporal, proporciona forma al contorno corporal y le da movilidad a toda la piel. Su grosor puede cambiar dependiendo de las partes del cuerpo y puede ser diferente entre las personas.

El sistema linfático cumple una función importante en la auto-limpieza de la piel. Sus vasos articulados corren paralelos a los sanguíneos circulando la linfa entre la piel y los músculos.
CORPÚSCULO DE RUFFINI

Imagen del corpúsculo de Ruffini Enviada por el propio Ruffini a Sir Charles Sherrington en 1898.

Los corpúsculos de Ruffini son receptores sensoriales situados en la piel, perciben los cambios de temperatura relacionados con el calor y registran su estiramiento. Identifican la deformación continua de la piel y tejidos profundos (se encuentran en la dermis profunda).

Son especialmente sensibles a estas variaciones y están situados en la superficie de la piel en la cara dorsal de las manos. Tienen una porción central dilatada con la terminación nerviosa.

Son un tipo de mecanorreceptor de pequeño tamaño y poco abundantes (junto a los de Pacinisuman unos 35.000 extendidos por todo el cuerpo). Se encuentran incluidos en el tejido conjuntivo, además cumple como función de termoreceptor al percibir el calor.

El término fue dado en nombre de Ángelo Ruffini (1864 – 1929), histólogo y embriólogo italiano.

FOLÍCULO PILOSO

El folículo piloso es la parte de la piel que da crecimiento al cabello al concentrar células madre, formándose a partir de una invaginación tubular. Cada cabello descansa sobre un folículo piloso, siendo este, la estructura cutánea más dinámica y una de las más activas de todo el organismo.

Dentro de los folículos existen glándulas sebáceas, destinadas a la producción del sebo que lubrica la superficie del cabello. Estas se sitúan en la dermis media y están formadas por células llenas de lípidos que se desarrollan embriológicamente en el cuarto mes de gestación. Esta secreción glandular es de carácter continuo, drenando desde los acinos al conducto sebáceo principal que va a desembocar en el canal piloso.

En la base del cabello, una fina red de vasos sanguíneos forma la raíz del mismo, alrededor de la cual hay una estructura blanca llamada bulbo, que es la región proliferativa. El bulbo se compone de dos o tres capas de células basales precursoras de los elementos celulares que emigrarán a la superficie por el interior de la vaina externa. En la parte inferior se hallan las células germinativas que se diferencian en anillos concéntricos celulares. Los tres anillos externos producirán las capas de la vaina pilosa interna y los tres anillos internos darán lugar al futuro cabello.

En la base del folículo hay una estructura pequeña con forma de cono llamada papila que es donde tienen origen las células que forman parte del cabello. La papila dérmica está formada por las células fibroblásticas y es la responsable del control del ciclo piloso.

En la parte inferior se hallan las células germinativas que se diferencian en anillos concéntricos celulares. Los tres anillos externos producirán las capas de la vaina pilosa interna y los tres anillos internos darán lugar al futuro cabello.

El músculo erector del pelo se origina de la dermis adyacente al folículo piloso. Tiene una dirección oblicua y se inserta en las papilas dérmicas. Este músculo, al contraerse, produce la elevación del vello.

Las glándulas sudoríparas apócrinas están formadas por un gran lóbulo secretor y un conducto excretor dérmico que desemboca en el folículo pilo-sebáceo y se encuentran en las zonas de mayor vello corporal como las axilas, el área genital y el cuero cabelludo.

Micrografía óptica de un corte longitudinal de folículo piloso en un corte de cuero cabelludo, teñidas con fucsina y resorcinol. En torno al folículo puede verse tejido conjuntivo e inmediatamente por encima y debajo se ven células epiteliales que corresponden a las glándulas sebáceas.

El folículo piloso es la parte de la piel que da crecimiento al cabello al concentrar células madre. Dentro de los folículos existen glándulas sebáceas, destinadas a la producción del sebo que lubrica la superficie del cabello y que están distribuidas por toda la superficie de la piel con excepción de las palmas de las manos, plantas de los pies, etc. A mayor grosor del cabello, más glándulas sebáceas se encontrarán. En la base del cabello, una fina red de vasos sanguíneos forma la raíz del mismo. Alrededor de esta hay una estructura blanca llamada bulbo, visible al arrancar cabellos sanos.

Junto al folículo, existe un diminuto grupo muscular llamado musculus erector pili que es responsable de la perpendicularidad del cabello a la superficie de la piel, y causante de la proyección del folículo ligeramente por encima de la superficie cutánea, fenómeno conocido como piel de gallina.

Crecimiento del pelo

Las células fusiformes ubicadas en la juntura del grupo erector y el folículo, son fundamentales en el crecimiento del cabello durante la etapa Anágena. El cabello crece en ciclos de varias etapas: Anágena (crecimiento), Catágena (involución) y Telógena (descanso). Normalmente, hasta un 90% de los folículos pilosos están en la etapa Anágena, mientras que el 1014% restante está en Telógena y hasta un 12% en Catágena. La longitud de estos ciclos varía según la zona del cuerpo. La fase de crecimiento o Anágena dura 25 años, pero varía según la región corporal: en cejas sólo 24 meses, en pestañas 100150 días.
GLÁNDULA SUDORÍPARA

La glándula sudorípara es una glándula tubular enrollada que está situada en la dermis reticular e hipodermis y consta de largos y delgados tubos, cerrados por el extremo inferior, donde se apelotonan, formando un ovillo. Por los poros que se abren al exterior segregan el sudor, grasa sobrante líquida, con sabor salado, y una textura parecida a la orina.

Las glándulas sudoríparas forman junto con las glándulas sebáceas, los folículos pilosos y las uñas, las faneras o anexos cutáneos.

Las glándulas sudoríparas se dividen en dos grupos:

Glándulas sudoríparas ecrinas: están formadas por un glomérulo secretor y un conducto excretor que desembocan directamente a la superficie de la piel. Existen unas 600 glándulas por centímetro cuadrado de piel, con mayor concentración en palmas de las manos, plantas de los pies y región frontal de la cara. Segregan un litro al día en condiciones basales y pueden perder hasta 10 litros en condiciones extremas. Las glándulas sudoríparas desempeñan funciones importantes en el metabolismo hidroclorado, en la termorregulación por la evaporación del sudor y humedad de la superficie cutánea que también está relacionada con la prensión de los objetos con las manos. El control de la producción del sudor por las glándulas sudoríparas endocrinas lo realiza el sistema nervioso vegetativo simpático; al aumentar la actividad del sistema simpático, aumenta la cantidad de secreción de sudor.

Glándulas sudoríparas apócrinas: desembocan en el folículo pilo-sebáceo saliendo al exterior su contenido junto con el sebo. Están formadas por un gran lóbulo secretor y un conducto excretor dérmico que desemboca en el folículo pilo-sebáceo. Estas glándulas apócrinas están en involución o poco importantes en el ser humano, son poco numerosas y se localizan en axila, periné, pubis, conducto auditivo externo y en el párpado. Estas glándulas son las encargadas de la secreción de las feromonas. La glándula mamaria es una glándula sudorípara apócrinas modificada. Las glándulas sudoríparas apócrinas producen sustancias que al ser descompuestas por bacterias son las responsables del olor característico de zonas como las axilas y los órganos sexuales. Los niños antes de la pubertad tienen un olor diferente a los adultos ya que no producen sudor apócrino y su secreción sebácea es menor.

La inflamación de una glándula sudorípara se llama hidradenitis.
VENA

En anatomía una vena es un vaso sanguíneo que conduce la sangre desde los capilares hasta el corazón. Generalmente, las venas se caracterizan porque contienen sangre desoxigenada (que se reoxigena a su paso por los pulmones), y porque transportan dióxido de carbono y desechos metabólicos procedentes de los tejidos, en dirección de los órganos encargados de su eliminación (los pulmones, los riñones o el hígado). Sin embargo, hay venas que contienen sangre rica en oxígeno: éste es el caso de las venas pulmonares (dos izquierdas y dos derechas), que llevan sangre oxigenada desde los pulmones hasta las cavidades del lado izquierdo del corazón, para que éste la bombee al resto del cuerpo a través de la arteria aorta, y las venas umbilicales.

El cuerpo humano tiene más venas que arterias y su localización exacta es mucho más variable de persona a persona que el de las arterias. La estructura de las venas es muy diferente a la de las arterias: la cavidad de las venas (la “luz”) es por lo general más grande y de forma más irregular que las de las arterias correspondientes, y las venas están desprovistas de láminas elásticas.

Las venas son vasos de alta capacidad, que contienen alrededor del 70 % del volumen sanguíneo total.

Histología de las venas

Como las arterias, las venas están formadas por tres capas:

Interna, íntima o endotelial; los límites entre esta capa y la siguiente están con frecuencia mal definidas.

Media o muscular; poco desarrollada en las venas, y con algo de tejido elástico. Constituida sobre todo de tejido conjuntivo, con algunas fibras musculares lisas dispuestas concéntricamente.

Externa o adventicia, que forma la mayor parte de la pared venosa. Formada por tejido conjuntivo laxo que contiene haces de fibras de colágeno y haces de células musculares dispuestas longitudinalmente.

Sin embargo, algunas venas con función propulsora presentan una musculatura relativamente importante tanto en la media (en disposición concéntrica) como en la adventicia (en disposición longitudinal). Este tipo de venas se denominan “venas musculares”.

Las venas tienen una pared más delgada que la de las arterias, debido al menor espesor de la capa muscular, pero tienen un diámetro mayor que ellas porque su pared es más distensible, con más capacidad de acumular sangre. En el interior de las venas se encuentran unas estructuras denominadas válvulas semilunares, que impiden el retroceso de la sangre y favorecen su movimiento hacia el corazón.

A pesar de que las venas de las extremidades tienen actividad vasomotora intrínseca, el retorno de la sangre al corazón depende de fuerzas extrínsecas, proporcionadas por la contracción de los músculos esqueléticos que las rodean, y de la presencia de las válvulas, que aseguran el movimiento en un único sentido.

División de los sistemas venosos

Se pueden considerar tres sistemas venosos: el sistema pulmonar, el sistema general (o sistémico) y el sistema porta.

Venas del sistema general: Por las venas de la circulación sistémica o general circula la sangre pobre en oxígeno desde los capilares o microcirculación sanguínea de los tejidos a la parte derecha del corazón. Las venas de la circulación sistémica también poseen unas válvulas, llamadas válvulas semilunares que impiden el retorno de la sangre hacia los capilares.

Sistema pulmonar: Por las venas de la circulación pulmonar circula la sangre oxigenada de los pulmones hacia la parte izquierda del corazón.

Sistema porta: Por las venas de los sistemas porta circula sangre de un sistema capilar a otro sistema capilar. Existen dos sistemas porta en el cuerpo humano:

Sistema porta hepático: Las venas originadas en los capilares del tracto digestivo (desde el estómago hasta el recto) que transportan los productos de la digestión, se transforman de nuevo en capilares en los sinusoides hepáticos del hígado, para formar nuevas venas que desembocan en la circulación sistémica.

Sistema porta hipofisario: La arteria hipofisaria superior procedente de la carótida interna, se ramifica en una primera red de capilares situados en la eminencia media. De estos capilares se forman las venas hipofisarias que descienden por el tallo hipofisario y originan una segunda red de capilares en la adenohipófisis que drenan en la vena yugular interna.
Nombres de las principales venas.

Normalmente, cada vena está asociada con una arteria, a menudo con el mismo nombre (aunque a veces hay diferencias: por ejemplo, las arterias carótidas están asociadas con las venas yugulares). Los nombres de las principales venas son:

Vena yugular.

Vena subclavia.

Venas coronarias.

Vena cava superior (VCS) e inferior (VCI).

Venas pulmonares.

Vena renal.

Vena femoral.

Vena safena mayor y menor.

Las venas son el acceso más rápido para la extracción de una muestra de sangre para su análisis, Además las venas entran por la AD (Aurícula Derecha) y la VD (Ventrícula

Derecha) hace el intercambio gaseoso con los pulmones y sale por la VI (Ventricula

Izquierda) y la AI (Aurícula Izquierda) toda esa sangre se llama Sangre Oxigenada que recorre todo el cuerpo para realizar nuestras actividades diarias de todos los días. También son la vía más directa para la administración de medicamentos, fluidos y nutrición, llamándose a esta vía intravenosa o endovenosa.

Presión venosa.

Artículo principal: Presión venosa central

La presión venosa es un término general que define la presión media de la sangre dentro del compartimento venoso. Un término más específico es la presión venosa central, que define la presión de la sangre en la vena cava inferior a la entrada de la aurícula derecha del corazón. Esta presión es importante, porque define la presión de llenado del ventrículo derecho, y por tanto determina el volumen sistólico de eyección, de acuerdo con el mecanismo de Frank Starling.

El volumen sistólico de eyección .es el volumen de sangre que bombea el corazón en cada latido, fundamental para asegurar el correcto aporte de sangre a todos los tejidos del cuerpo. El mecanismo de Frank Starling establece que un aumento en el retorno venoso (la cantidad de sangre que llega por las venas cavas a la aurícula derecha) produce un aumento de la precarga ventricular (simplificado, el volumen de llenado del ventrículo izquierdo), y eso genera un incremento en el volumen sistólico de eyección.
Las venas y arterias en el transporte de sustancias.

Las arterias y las venas presentan varias características diferenciales, en cuanto al transporte de sustancias. Las arterias transportan oxígeno y nutrientes en dirección de los tejidos. A nivel de los capilares, estas sustancias pasan por difusión desde la sangre hasta las células tisulares a favor de un gradiente de concentración, para suministrar las materias primas necesarias para el metabolismo celular. Inversamente, los productos de desecho del metabolismo celular (CO2 y otros metabolitos) salen de las células y entran en los capilares a favor de un gradiente de concentración. En concreto, la hemoglobina desoxigenada tiene alta afinidad por el CO2, formándose carbaminohemoglobina. De manera que la sangre arterial, rica en oxígeno y nutrientes, al pasar por los capilares intercambia su contenido con el contenido celular, y los productos de desecho celulares pasan a las venas y se distribuyen hacia los distintos órganos encargados de su eliminación del organismo: el CO2 se elimina en forma de gas en los pulmones, y como bicarbonato (HCO3) a través de los riñones; una gran parte de los iones y productos metabólicos se eliminan a través de los riñones: el sodio, el potasio, el magnesio, el calcio, el amonio, la urea, etc. Algunos productos de desecho se eliminan por el hígado, a través de la bilis: por ejemplo, la bilirrubina, un producto de la degradación de la hemoglobina.

Desde un punto de vista gasométrico (contenido de gases disueltos), lo que diferencia la sangre arterial de la venosa es la presión parcial de oxígeno, o pO2 (que varía de 95 mmHg en promedio en las arterias a 40 mmHg en las venas), ya que la pCO2 es muy similar (40 en las arterias, y 46 en las venas). Sin embargo, solo la fracción de un gas disuelta en un líquido contribuye al valor de su presión parcial, y tanto el O2 (en dirección de los tejidos) como el CO2 (generado en los tejidos) se transportan de maneras diferentes en la sangre.

Mientras que el oxígeno se transporta de dos maneras (el 98 % unido a hemoglobina y solo el 2 % disuelto), el CO2 se transporta bien unido a la hemoglobina (30 %), bien en forma de bicarbonato (70 %), bien disuelto (10 %). Así que los valores de presión parcial solo reflejan una parte de la composición de la sangre. En los eritrocitos, el bicarbonato se transforma en agua y CO2, en una reacción catalizada por la anhidrasa carbónica. Este CO2 pasa por difusión a los alvéolos pulmonares y se espira, como ocurre con el CO2 disuelto en la sangre y el CO2 unido a hemoglobina. Por ello, el aire espirado tiene una pCO2 de 27 mmHg, mientras que el aire atmosférico solo tiene una pCO2 de 0.3 mmHg. Es decir, como todo organismo vivo (con algunas excepciones), expulsamos CO2al medio, que se generó en las mitocondrias como resultado del metabolismo celular.

Los productos resultantes del metabolismo celular, el CO2 y otros productos de desecho, deben eliminarse porque son tóxicos. La eliminación de estos compuestos es fundamental para el equilibrio del organismo, y si no se eliminan adecuadamente pueden generar problemas: así, una acumulación de CO2 (porque hay una hipoventilación, por ejemplo) puede producir una acidosis.
Enfermedades de las venas.

Varices.

Flebitis.

Trombosis venosa profunda.

Trombosis de la vena renal.
ARTERIA

Una arteria es cada uno de los vasos que llevan la sangre oxigenada (exceptuando las arterias pulmonares) desde el corazón hacia las demás partes del cuerpo. Nacen de un

ventrículo; sus paredes son muy resistentes y elásticas. Etimología: el término “arteria” proviene del griego ἀρτηρία, «tubo, conducción (que enlaza)».

El sistema circulatorio, compuesto por arterias y venas, es fundamental para mantener la vida. Su función es la entrega de oxígeno y nutrientes a todas las células, así como la retirada del dióxido de carbono y los productos de desecho, el mantenimiento del pH fisiológico, y la movilidad de los elementos, las proteínas y las células del sistema inmunitario. En los países desarrollados, las dos causas principales de fallecimiento, el infarto de miocardio y el derrame cerebral, son ambos el resultado directo del deterioro lento y progresivo del sistema arterial, un proceso que puede durar muchos años. (Ver aterosclerosis).

Sección transversal de una arteria

Histología de la pared arterial

Las arterias son conductos membranosos, elásticos, con ramificaciones divergentes, encargados de distribuir por todo el organismo la sangre expulsada de las cavidades ventriculares del corazón en cada sístole.

Cada vaso arterial consta de tres capas concéntricas:

1. Interna o íntima: Constituida por el endotelio (un epitelio simple plano), una lámina basal y una capa conjuntiva sub-endotelial. La íntima está presente en todos los vasos (arterias o venas) y su composición es idéntica en todos. La clasificación de los vasos depende por tanto de la descripción histológica de las otras dos capas.

2. Media: Compuesta por fibras musculares lisas dispuestas de forma concéntrica, fibras elásticas y fibras de colágeno, en proporción variable según el tipo de arteria. En las arterias, la media es una capa de aspecto compacto y de espesor regular.
3. Externa o adventicia: Formada por tejido conjuntivo laxo, compuesto fundamentalmente por fibroblastos y colágeno. En arterias de diámetro superior a 1 mm, la nutrición de estas túnicas o capas corre a cargo de los vasa vasorum; su inervación, de los nervi vasorum (fenómenos vasomotores).

Los límites entre las tres capas están generalmente bien definidos en las arterias. Las arterias presentan siempre una lámina elástica interna separando la íntima de la media, y (a excepción de las arteriolas) presentan una lámina elástica externa que separa la media de la adventicia. La lámina elástica externa se continúa a menudo con las fibras elásticas de la adventicia.

Estructura de los vasos sanguíneos.

Sección de una arteria.

En la circulación general o sistémica, la sangre que sale impulsada del corazón pasa a través de un sistema de vasos arteriales de diámetro cada vez más reducido, hasta llegar a los tejidos, para volver después al corazón a través del sistema venoso. En esquema, el ciclo se puede resumir como sigue:

Tabla 1. Principales vasos sanguíneos

Tipo de vaso Diámetro (mm) Función Aorta

25 Amortiguación del pulso y distribución

Arterias elásticas 14

Distribución

Arterias musculares 0.21.0

Distribución y resistencia

Arteriolas

0.010.02

Resistencia (regulación flujo/presión)

Capilares

0.0060.010

Intercambio gases/nutrientes/desechos

Vénulas

0.010.02

Intercambio, recogida y capacitancia

Venas

0.25.0

Capacitancia (volumen sanguíneo)

Vena cava

35 Recogida

Además de en el diámetro, los distintos vasos presentan diferencias en la composición de las tres capas.

Arterias elásticas

Conforman las grandes arterias, como la aorta, la arteria pulmonar, la carótida, la arteria subclavia o el tronco braquiocefálico. En este caso, la media está formada por una sucesión de láminas elásticas concéntricas, entre las que se disponen las células musculares lisas.

Las láminas elásticas externa e interna son más difíciles de distinguir que en las arterias musculares, debido a la importancia del componente elástico de la media. El predominio de componentes elásticos es fundamental para la propiedad pulsátil de las arterias.

Arterias musculares.

Constituyen las arterias pequeñas y medianas del organismo. La media forma una capa compacta, esencialmente muscular, con una fina red de láminas elásticas. No hay lámina externa elástica. Ejemplo: las arterias coronarias.

La mayor parte del volumen sanguíneo se encuentra en las venas y vénulas, mientras que la mayor caída de presión ocurre en las pequeñas arterias y en las arteriolas.

Arteriolas.

Son las arterias más pequeñas y contribuyen de manera fundamental a la regulación de la presión sanguínea, mediante la contracción variable del músculo liso de sus paredes, y a la regulación del aporte sanguíneo a los capilares.

De hecho, la regulación principal del flujo sanguíneo global y de la presión sanguínea general se produce mediante la regulación colectiva de las arteriolas: son los principales tubos ajustables en el sistema sanguíneo, donde tiene lugar la mayor caída de presión. La combinación del gasto cardíaco y la resistencia vascular sistémica, que se refiere a la resistencia colectiva de todas las arteriolas del organismo, son los principales determinantes de la presión arterial en un momento dado.

Los capilares son las regiones del sistema circulatorio donde tiene lugar el intercambio de sustancias con los tejidos adyacentes: gases, nutrientes o materiales de desecho. Para favorecer el intercambio, los capilares presentan una única célula endotelial que los separa de los tejidos. Además, los capilares no están rodeados por músculo liso. El diámetro de un capilar es menor que el diámetro de un glóbulo rojo (que normalmente mide 7 micrómetros de diámetro exterior), por lo que a su paso por los capilares, los glóbulos rojos deben deformarse para poder atravesarlos. El pequeño diámetro de los capilares proporciona una gran superficie para favorecer el intercambio de sustancias.

En los distintos órganos, los capilares realizan funciones similares, pero se especializan en una u otra: en los pulmones, se intercambia dióxido de carbono por oxígeno; en los tejidos, se intercambian oxígeno por dióxido de carbono y nutrientes por productos de

desecho; en los riñones, se liberan los productos de desecho para ser eliminados del organismo a través de la orina; en el intestino, se recogen nutrientes y se eliminan productos de desecho, que se expulsan con las heces.

Presión arterial.

El sistema arterial es la porción del sistema circulatorio que posee la presión más elevada.

La presión arterial varía entre el pico producido durante la contracción cardíaca, lo que se denomina presión sistólica, y un mínimo, o presión diastólica entre dos contracciones, cuando el corazón se expande y se llena. Esta variación de la presión en las arterias produce el pulso, que puede observarse en cualquier arteria, y que refleja la actividad cardíaca. Las arterias, debido a sus propiedades elásticas, también ayudan al corazón a bombear sangre, generalmente oxigenada, hacia los tejidos periféricos.

Entre los griegos clásicos, las arterias se consideraban como “tubos huecos” responsables del transporte de aire a los tejidos, conectadas a la tráquea. Esta interpretación se debe a que, en los organismos muertos, las arterias se encuentran vacías, porque toda la sangre pasa al sistema venoso.

En la edad media, se consideraba que las arterias transportaban un fluido, denominado

“sangre espiritual” o “espíritu vital”, diferente del contenido de las venas. Esta teoría se remonta hasta Galeno. En el periodo medieval tardío, la tráquea, y los ligamentos también se denominaban “arterias”.

William Harvey describió y popularizó el concepto moderno del sistema circulatorio y las funciones de arterias y venas en el siglo XVII. Aunque el español Miguel Servet describió la circulación pulmonar un cuarto de siglo antes que Harvey naciera, lo escribió en un libro de Teología (Christianismi Restitutio, publicado en 1553), que fue considerado como herejía y le condujo a la hoguera. En consecuencia, casi todas las copias del mismo fueron quemadas excepto tres, que fueron descubiertas décadas más tarde.

Alexis Carrel a principios del siglo XX fue el primero en describir la técnica de sutura de vasos y anastomosis, y realizó con éxito muchos trasplantes de órganos en animales, abriendo así la vía a la moderna cirugía vascular.
Patologías de las arterias.

Arteriosclerosis

Ateroesclerosis

Arteritis de células gigantes

Aneurisma de aorta
TEJIDO ADIPOSO GRASO

El tejido adiposo o tejido graso es el tejido de origen mesenquimal (un tipo de tejido conjuntivo) conformado por la asociación de células que acumulan lípidos en su citoplasma: los adipocitos.

El tejido adiposo, por un lado, cumple funciones mecánicas: una de ellas es servir como amortiguador, también protegiendo y manteniendo en su lugar los órganos internos así como a otras estructuras más externas del cuerpo, y también tiene funciones metabólicas y es el encargado de generar grasas para el organismo.

Tipos de tejido adiposo o tejido graso.

Imagen por microscopia óptica de un corte de tejido adiposo blanco (tincion con hematoxilinaeosina: obsérvese el aspecto vacuolado de las células que han perdido su contenido lipídico durante la preparación histológica).

Existen dos tipos de tejido adiposo, el tejido adiposo blanco (o unilocular) y el tejido adiposo marrón, grasa parda (o multilocular).

El citosol y el núcleo quedan reducidos a una pequeña área cerca de la membrana. El resto es ocupado por una gran gota de grasa. El tejido adiposo, que carece de sustancia fundamental, se halla dividido por finas trabéculas de tejido fascicular en lóbulos.

La grasa de las células se encuentra en estado semilíquido y también está compuesta fundamentalmente portrigliceridos. Se acumula de preferencia en el tejido subcutáneo, la capa más profunda de la piel. Sus células, lipocitos, están especializadas en formar y almacenar grasa. Esta capa se denomina panículo adiposo y es un aislante del frio y del calor. Actúa como una almohadilla y también como un almacén de reservas nutritivas.

Este tipo de tejido cumple funciones de relleno y de amortiguación, especialmente en las áreas subcutáneas. También sirve de soporte estructural y una función de reserva energética. La grasa varia de consistencia, es decir puede ser encontrada tanto en estado líquido como sólido.

El crecimiento de este tejido se puede producir por proliferación celular (crecimiento hiperplasico), por acumulación de una mayor cantidad de lípidos en las células ya existentes (crecimiento hipertrofico) pero nunca aumenta el número de adipocitos por división mitotica.

Durante la adolescencia el crecimiento es, generalmente, rápido y en el individuo adulto hipertrófico.

Características anatómicas

Humanos

En los humanos, el tejido adiposo está localizado debajo de la piel (grasa subcutánea), alrededor de los órganos internos (grasa visceral), en la medula ósea (medula ósea amarilla) y en las mamas. El tejido adiposo está localizado en regiones específicas, las cuales se conocen como depósitos de adipocitos. Además de los adipocitos, que conforman el porcentaje más alto de células en el tejido adiposo, existen otras células que están presentes de manera colectiva denominadas fracción del estroma visceral (SVF). Este estroma está formado por pre-adipocitos, fibroblastos, macrófagos del tejido adiposo, y células endoteliales. El tejido adiposo contiene pequeños vasos sanguíneos.

En el sistema tegumentario, el cual incluye la piel, el tejido adiposo se almacena en la capa más profunda de la piel regulando la temperatura del cuerpo.

Alrededor de los órganos, este tejido brinda protección. Sin embargo su función principal es ser una reserva de lípidos, los cuales pueden ser utilizados para generar la energía necesaria para el cuerpo y protegernos del exceso de glucosa. Bajo condiciones normales, brinda estimulo de hambre y saciedad al cerebro.

Ratones

El ratón obeso en la izquierda tiene grandes depósitos de tejido adiposo. En comparación, un ratón con una cantidad normal de tejido adiposo es mostrado a la derecha.

Los ratones tienen ocho grandes depósitos de tejido adiposo, cuatro de ellos se encuentran en la cavidad abdominal. Los pares de depósitos gonadales están unidos al útero y a los ovarios en hembras y al epidídimo y a los testículos en los machos. De todos los depósitos en los ratones, los depósitos gonadales son los más grandes y los más fáciles de diseccionar, ya que comprende aproximadamente 30% de grasa. Los depósitos pareados del retroperitoneo, se encuentran a lo largo de la pared dorsal del abdomen, rodeando al riñón y a veces se extiende hasta la pelvis.

El deposito del mesenterio forma una red de tejido que sirve de sostén para los intestinos. Y por último, el depósito omental, el cual se origina cerca del estómago y el bazo, cuando crece anómalamente se extiende hasta el abdomen. Ambos depósitos almacenan tanto tejido linfoide como ganglios linfáticos y glóbulos blancos respectivamente.

Los dos depósitos superficiales son los depósitos pareados inguinales, los cuales se encuentran anteriores a las extremidades superiores (debajo de la piel). Incluye el grupo de nódulos linfáticos de la ingle.

Los depósitos escapulares son una mezcla de tejido adiposo café y tejido adiposo blanco, que se encuentran debajo de la piel entre las crestas dorsales y las escapulas. La capa de tejido adiposos café en este depósito esta normalmente recubierto por un glasead h de tejido adiposo blanco. Algunas veces estos dos tipos de grasa (café y blanca) son difíciles de diferenciarse. Depósitos menores incluyen el pericardio, el cual rodea al corazón y los depósitos pareados poplíteos, ubicado en el musculo poplíteo (detrás de la rodilla), cada

Deposito poplíteo contiene un gran nódulo linfático.

Obesidad

En personas con obesidad severa, el exceso de tejido adiposo que cuelga hacia abajo desde el abdomen es referido como panículo. El panículo complica la cirugía de la obesidad mórbida, este permanece literalmente como un delantal de pie h si una persona con obesidad severa pierde grandes cantidades de grasa muy rápido (resultado común de la cirugía del bypass gástrico). Esta condición no puede ser efectivamente corregida tan solo con la dieta y el ejercicio, ya que el panículo está conformado por adipocitos y otros tipos de células de soporte menguadas a su volumen y diámetro mínimos. La cirugía reconstructiva es una de las formas más viables de tratarlo.

Obesidad y cáncer

De acuerdo a la International Agency for Research on Cáncer (Agencia Internacional de Investigación del Cáncer), y con base en estudios epidemiológicos, personas con obesidad o sobrepeso presentan mayor riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer como adenocarcinoma en el esófago, cáncer en el colon, cáncer de mama (en mujeres postmenopausicas), cáncer endometrial y cáncer en los riñones.

Grasa abdominal

Grasa abdominal en un adolescente masculino.

La grasa visceral o abdominal también conocida como grasa intra-abdominal, es localizada dentro de la cavidad abdominal, almacenada entre los órganos (estomago, hígado, intestinos, riñones, etc.). La grasa visceral es distinta a la grasa subcutánea, ubicada debajo de la piel. O la grasa intramuscular, que está dispersa en los músculos esqueléticos. La grasa en la parte inferior del cuerpo, como en los muslos y los glúteos, es subcutánea y no es un tejido consciente del espacio, mientras que la grasa en el abdomen es más visceral y con un estado semilíquido. La grasa visceral está compuesta por depósitos adiposos, incluyendo tejido mesentérico y tejido blanco adiposo del epidídimo, y depósitos perirrenales. La grasa visceral es considerada como tejido adiposo mientras que la grasa subcutánea no se le considera como tal.

Un exceso de grasa visceral es conocido como obesidad central, la cual sobresale del abdomen. También se le ha relacionado a diabetes tipo 2, resistencia a la insulina, enfermedades inflamatorias, y otra enfermedades relacionadas con obesidad.

La hormona del sexo femenino provoca que la grasa sea almacenada en muslos, glúteos y caderas de las mujeres. Los hombres son más propensos a tener grasa almacenada en el vientre debido a la diferencia hormonal que existe. Cuando las mujeres llegan a la menopausia y la producción de estrógeno en los ovarios disminuye, la grasa emigra de los muslos, glúteos y caderas a sus cinturas. Que después será almacenada en su vientre.

Los ejercicios de alta intensidad es una forma efectiva en la cual la grasa abdominal puede ser reducida. Otro estudio demuestra que al menos 10 horas a la semana de gasto  energético por medio de ejercicios aeróbicos es requerido para la reducción de grasa abdominal.

Grasa epicardial

El tejido adiposo epicardial (EAT, Epicardial Adipose Tissue) es una forma particular de grasa visceral depositada alrededor del corazón y reconocida como un órgano activo del metabolismo que genera varias moléculas bioactivas, las cuales pueden afectar de forma significativa a la función cardiaca. Se han observado marcadas diferencias de componentes entre la grasa epicardial y la grasa subcutánea, sugiriendo así la existencia de un depósito de almacenamiento de ácidos grasos que impactan específicamente en las funciones y el metabolismo de adipocitos.

Grasa subcutánea

Grasa subcutánea en el abdomen de un adolescente masculino con sobrepeso.

Mucha de la grasa restante novisceral se encuentra justo debajo de la piel en una región llamada hipodermis. Esta grasa subcutánea no está relacionada con algunas de las patologías clásicas relacionadas de la obesidad, así como enfermedades del corazón, cáncer, y accidente cerebrovascular (CVA). E incluso, algunas evidencias sugieren que puede tener función protectora. El patrón típico de la distribución de grasa corporal femenina (o pelvis) alrededor de las caderas, muslos y piernas es grasa subcutánea, y es por tal que representa un menor riesgo de salud en comparación a la grasa visceral.

Así como otros órganos de grasa, la grasa subcutánea es parte activa del sistema endocrino, ya que secreta las hormonas leptina y resistina.

La relación entre la capa de tejido adiposo subcutáneo y la grasa corporal total en una persona es normalmente modelada al usar ecuaciones de regresión. La más popular de estas ecuaciones fue formulada por Durnin y Wormersley, quienes rigurosamente probaron muchos tipos de plegamiento de la piel y que, como resultado, crearon dos fórmulas para calcular la densidad del cuerpo de las mujeres y de los hombres. Estas ecuaciones presentan una correlación inversa entre los pliegues de la piel y la densidad corporal. Al aumentar la suma de los pliegues de la piel, la densidad corporal disminuye.

Factores como el sexo, la edad, el tamaño de la población, economía, entre otras variables pueden invalidar y hacer no usables estas ecuaciones. Hasta el 2012, la ecuación de Durnin y Wormersley permanece solo para estimar el verdadero nivel de grasa en una persona.

Nuevas fórmulas aún se siguen creando.

Fisiología

Los ácidos grasos libres son liberados de la lipoproteína por una enzima llamada lipasa lipoproteica. Estos ácidos grasos libres entran al adipocito, donde son re-ensamblados en triglicéridos. Aproximadamente el 87% del tejido graso de los humanos está compuesto por lipidos.

Existe un constante flujo de ácidos grasos libres.

Dichos fluidos son controlados por la insulina y la leptina. Si tenemos una concentración elevada de insulina existe un incremento en el flujo de ácidos grasos libres, cuando la insulina baja, los ácidos grasos pueden ser liberados del tejido adiposo. La secreción de insulina es estimulada por la concentración elevada de azúcar o glucosa en sangre debido al consumo de carbohidratos.

En humanos, la lipolisis (hidrolisis de triglicéridos en ácidos grasos) es regulada por el balance controlado de los receptores andrógeno B lipolítico y el receptor androgénico a 2A, mediando la antilipólisis.

Los adipocitos tienen un papel fisiológico importante en la regulación de los niveles de los triglicéridos y los ácidos grasos libres, así mismo determinan la resistencia a la insulina.

La grasa abdominal tiene un metabolismo diferente, siendo más propenso a inducir la resistencia a la insulina. Esto explica porque la obesidad central es un precursor de la intolerancia a la glucosa siendo un factor independiente a enfermedades cardiovasculares

(Aun en la ausencia de diabetes mellitus e hipertensión).

En 2009 se realizaron estudios a monos hembra, en la Universidad de Wake Forest, en los cuales se descubrió que los individuos que sufrían de niveles altos de estrés tenían niveles más altos de grasa visceral en el cuerpo. Esto sugiere una posible causa efecto donde el estrés promueve la acumulación de grasa visceral, lo cual se convierte en la causa de cambios hormonales y metabólicos que contribuyen a la aparición de enfermedades Cardiovasculares y otros problemas de salud. Recientes avances en biotecnología han permitido la cosecha de tejido adiposo de células adultas, permitiendo la estimulación del tejido utilizando las propias células del paciente. Aunado a eso se sabe que las células diferenciadas en adipocitos tanto de humanos como de animales, pueden ser reprogramadas a ser células pluri-potenciales sin la necesidad de células de cultivo. El uso de células propias del paciente reduce el riesgo de rechazo y evita problemas éticos asociados al uso de células madre de un embrión.
El tejido adiposo es una gran fuente de aromatasa, que tanto en hombres como en mujeres contribuye a la producción de estradiol. Las hormonas derivadas de adipocitos incluyen:

Adiponectina

Resistina

Activador

El inhibidor de plasminogéno (PAI1)

TN å

IL6

Leptina

Estradiol

El tejido adiposo también secreta un tipo de citosinas, llamadas adipocinas, las cuales actúan en las complicaciones asociadas a la obesidad.

Grasa marrón

El tejido adiposo marrón es una forma especializada de tejido adiposo en humanos, roedores, mamíferos pequeños y en algunos animales hibernadores. Se encuentra principalmente alrededor del cuello y en grandes vasos sanguíneos del tórax. Este tejido especializado puede generar calor por “desacoplamiento” de la cadena respiratoria de la fosforilación oxidativa dentro de la mitocondria. El proceso de desacoplamiento se refiere a cuando los protones por el gradiente electroquímico pasan a través de la membrana mitocondrial interna, la energía de este proceso se libera en forma de calor en lugar de ser utilizada para generar ATP. Este proceso termogénico puede ser vital en los recién nacidos expuestos al frio, que a su vez requieren de esta termogénesis para mantener el calor, ya que son incapaces de temblar, o realizar otras acciones para mantenerse calientes.

Los intentos de simular este proceso de manera farmacológica hasta ahora han sido insatisfactorios (e incluso letales). Las técnicas para manipular la diferenciación de la grasa marrón se han convertido en un mecanismo para una terapia de pérdida de peso en un futuro, fomentando el crecimiento de tejido con este metabolismo especializado sin inducirlo en otros órganos.

Hasta hace poco tiempo se pensaba que el tejido adiposo marrón estaba limitado principalmente a la etapa infantil en los seres humanos, pero la nueva evidencia ha anulado esa creencia. El tejido metabólicamente activo presenta respuestas de temperatura similares a las del tejido adiposo marrón, esto se registró por primera vez en el cuello y el tronco de algunos adultos humanos en 2007, y la presencia de tejido adiposo marrón en los adultos humanos se verifico posteriormente histológicamente en las mismas zonas anatómicas.

Genes

La hipótesis del gen ahorrador (también conocida como la hipótesis de hambre) afirma que en algunas poblaciones, el cuerpo sería más eficaz en la retención de grasa en tiempos de abundancia, con lo que dotarían una mayor resistencia a la inanición en tiempos de escasez de alimentos. Esta hipótesis ha sido desacreditada por los antropólogos físicos, fisiólogos y el autor de la propuesta original.

En 1995, Jeffrey Friedman, en su residencia en la Universidad Rockefeller, descubrió la leptina, proteína que al ratón genéticamente obeso le faltaba. La leptina es producida en el tejido adiposo blanco y por señalización al hipotálamo. Cuando los niveles de leptina bajan, el cuerpo lo interpreta como perdida de energía, y el hambre aumenta. Los ratones que carecen de esta proteína comen hasta cuatro veces su tamaño normal.

Sin embargo la leptina, desempeña una función diferente en la obesidad por dieta en roedores y humanos. Debido a que los adipocitos producen leptina. Los niveles de leptina son elevados en la obesidad. Sin embargo, sigue siendo el hambre, y, cuando los niveles de leptina caen debido a la pérdida de peso, aumento de hambre. La caída de la leptina es mejor visto como una señal de hambre que el aumento de la leptina como una señal de saciedad. Sin embargo, la elevación de leptina en la obesidad se conoce como resistencia a la leptina. Los cambios que ocurren en el hipotálamo para dar lugar a resistencia a la leptina en la obesidad son actualmente el foco de investigación de la obesidad.

Los defectos genéticos en el gen de la leptina (ob) son poco frecuentes en la obesidad humana. A partir de julio de 2010, solo han sido identificadas en todo el mundo 14 personas de cinco familias que llevan un gen mutado en (una de las cuales fue la primera causa identificada de obesidad genética en los seres humanos): dos familias de origen pakistaní que viven en el Reino Unido, una familia que vive en Turquía, uno en Egipto y otro en

Austria. Y otras dos familias se han encontrado que llevan un obreceptor mutado. Otros han sido identificados genéticamente como parcialmente deficientes en leptina, y, en estos individuos, los niveles de leptina en el extremo inferior del rango normal se puede predecir la obesidad. Varias mutaciones de genes que implican las melanocortinas (utilizados en la señalización del cerebro asociada con el apetito) y sus receptores también han sido identificadas como causantes de la obesidad en una porción más grande de la población que las mutaciones de leptina. En 2007, los investigadores aislaron el gen adiposo, los investigadores establecieron como hipótesis que este gen sirve para mantener a los animales delgados durante tiempos de abundancia. En ese estudio, el aumento de la actividad del gen adiposo se asoció con animales más delgados. Aunque sus descubridores denominaron a este gen el gen adiposo, este no es un gen responsable de la creación de tejido adiposo.

Propiedades físicas

El tejido adiposo tiene una densidad de aproximadamente 0.9 g/ml [0.9 kg/L]. }} [0.9 kg/L].

Así, una persona con mayor tejido adiposo flotara más fácilmente que una persona con el mismo peso, pero con mayor tejido muscular, ya que el tejido muscular tiene una densidad de 1.06 g/ml [1.06 kg/L] }}

Medidor de grasa corporal

Un medidor de grasa corporal es una herramienta ampliamente disponible usada para medir el porcentaje de grasa en el cuerpo humano. Diferentes medidores utilizan varios métodos para determinar la grasa corporal, en relación con el peso. Estos tienden a subestimar el porcentaje de grasa del cuerpo.

En contraste con las herramientas clínicas, un tipo relativamente económico de medidor de grasa corporal utiliza el principio de análisis de impedancia bioeléctrica (BIA) para determinar el porcentaje de un individuo de grasa corporal. Para lograr esto, se pasa una pequeña corriente eléctrica inofensiva a través del cuerpo y mide la resistencia, a continuación, utiliza la información sobre el peso de la persona, altura, edad y sexo, para calcular un valor aproximado para el porcentaje de la grasa corporal de la persona. El cálculo mide el volumen total de agua en el cuerpo (tejido muscular magro y contienen un porcentaje más alto de agua que la grasa), y se calcula el porcentaje de grasa basado en esta información. El resultado puede fluctuar varios puntos porcentuales dependiendo de lo que se ha comido y la cantidad de agua se ha consumido antes del análisis.

CORPÚSCULO DE PACINI

Corpúsculo de Pacini, con su sistema de cápsulas y cavidad central.

a. Rama arterial, que terminan en capilares, que forman bucles en algunos de los espacios intercapsular, y que penetra en la cápsula central.

b. El tejido fibroso del tallo.

n. Tubo de los nervios que avanzan por el centro de la cápsula, perdiendo su mielina, extendiéndose a lo largo del eje de la cápsula hasta el extremo opuesto, donde se termina con una ampliación tubércular.

Diagrama de la piel humana. Corpúsculo de Pacini etiquetado abajo.

Latín

corpusculum lamellosum

TH

H3.11.06.0.00009

Enlaces externos

Gray

pág.1060

MeSH

Pacinian+Corpuscles

FMA

83604

Los corpúsculos de Pacini son uno de los cinco tipos de mecanorreceptores que existen: en concreto, son receptores sensoriales de la piel que responden a las vibraciones rápidas y la presión mecánica profunda. Poseen una cápsula de tejido conectivo más desarrollada y tienen varios milímetros de longitud. Los corpúsculos son elipsoidales y poseen una cápsula compuesta por numerosas capas de células de tejido conectivo aplanadas. Cada capa o lámina está separada de las demás por fibras de colágeno y material amorfo. La cápsula rodea un espacio central. Cada corpúsculo recibe una fibra nerviosa gruesa mielínica, que pierde su vaina de mielina y penetra en el espacio central donde también pierde su vaina de Schwann. El axón desnudo recorre el espacio central sin ramificarse y forma un engrosamiento terminal.

Son receptores de rápida adaptación que responden únicamente al inicio y final de la desviación mecánica, y a las vibraciones de alta frecuencia. Los corpúsculos de Pacini se encuentran por ejemplo, en el tejido conectivo subcutáneo y en la dermis reticular y son especialmente numerosos en la mano y el pie. Además se encuentran en el periostio, las membranas interóseas, el mesenterio, el páncreas y los órganos sexuales. Envían información acerca del movimiento de las articulaciones.

Filippo Pacini presentó en 1835 en la “Società médicofísica” de Florencia su descubrimiento de los corpúsculos que ahora llevan su nombre.

PAPILA DERMICA

La dermis papilar es uno de los dos elementos que componen la dermis; está constituida fundamentalmente por tejido conectivo laxo, ubicada inmediatamente por debajo de la epidermis.

Características histológicas.

Sus fibras de colágeno (principalmente de tipo III) son delgadas. Las fibras elásticas son filiformes y forman un reticulado irregular.

Morfología, vascularización e inervación.

La capa papilar es relativamente fina e incluye la sustancia de las papilas y las crestas dérmicas. Contiene vasos sanguíneos que irrigan pero no penetran en la epidermis. Presenta prolongaciones nerviosas, algunas de las cuales finalizan en la dermis y otras perforan la lámina basal y penetran el compartimiento epitelial. El hecho de que los vasos sanguíneos estén muy concentrados y estrechamente agrupados entre sí, es el responsable de que éstos sean bien visibles en las papilas dérmicas.
BULBO PILOSO

El bulbo piloso o la raíz del pelo se encuentran dentro del folículo piloso por debajo de la superficie del cuero cabelludo. Este bulbo piloso se encuentra en lo más profundo del folículo piloso, desde donde crece el pelo. El pelo crece, de media, aproximadamente 1cm al mes desde la raíz.
MÚSCULO ERECTOR DEL PELO

El músculo erector del pelo o piloerector (también llamado músculo horripilador o erector) está compuesto por fibras musculares lisas y recibe inervación del sistema nervioso simpático. Se inserta en el folículo piloso, en su tramo medio, con una dirección oblicua, y cuando se contrae tensa el pelo y lo pone de punta. Los músculos arrectores pili son pequeños músculos conectados a folículos de pelo en mamíferos. La contracción de estos músculos hace que el cabello esté de pie durante el final conocido familiarmente como la carne de gallina. Cada arrector pili está compuesto por un bulto de las fibras de músculo lisas que adjuntan a varios folículos (una unidad folicular), y es inervado por la rama comprensiva del sistema autonómico nervioso. La contracción del músculo es por lo tanto involuntaria los acentos como el frío, el miedo, etc. pueden estimular el sistema comprensivo nervioso y así causar la contracción, pero el músculo no es en el control consciente. La contracción de los músculos tiene diversos fines.

Su función principal en la mayoría de mamíferos debe proporcionar aislamiento: el aire queda atrapado entre el cabello erguido, ayudando al animal a conservarlo.

GLÁNDULA SEBÁCEA

Las glándulas sebáceas están situadas en la dermis media y formada por células llenas de lípidos que se desarrollan embriológicamente en el cuarto mes de gestación, como una gemación epitelial del folículo piloso.

Esta glándula se caracteriza por sintetizar el sebo, sustancia lipídica cuya función es la de

“lubricar” y proteger la superficie de la piel.

Esta secreción glandular es de carácter continuo, con cierta predominancia durante el anagen del ciclo del folículo piloso. La secreción de cada lóbulo es de carácter holócrino, es decir, con ruptura de las células individuales, drenando desde los ácidos al conducto sebáceo principal que va a desembocar en el canal piloso.

Estas glándulas se encuentran en toda la piel, variando en tamaño y número según su localización: en la cara y cuero cabelludo son grandes y numerosas (400 a 900 por cm²), en el tronco son pequeñas y menos abundantes, incrementándose en la parte anterior del tórax y línea media de la espalda.

Al microscopio electrónico se observa que las células periféricas glandulares contienen tonofilamentos, reflejando su origen epidérmico, y escasos lípidos. A medida que los lípidos se forman, el glucógeno se va consumiendo, los tonofilamentos se van desplazando y el citoplasma se rellena de vacuolas. En la célula las vacuolas se fusionan entre sí provocando un aumento de tamaño hasta cien veces el normal, adquiriendo un aspecto de célula de cuerpo extraño. En un estadío posterior se desorganiza la membrana y la célula se rompe eliminando su contenido al canal sebáceo.

Varias condiciones médicas involucran sebo, incluyendo acné, quistes sebáceos, hiperplasia, y adenoma sebáceo. Éstas son normalmente atribuidas a glándulas sebáceas hiperactivas que producen sebo en exceso.

Estructura

Ubicación

Las glándulas sebáceas se encuentran a través de todas las áreas de la piel excepto por las palmas de las manos y las suelas del pie. Hay dos tipos de glándulas sebáceas, las que están conectadas a los folículos capilares, en unidades pilosebáceas y aquellos que existen independientemente.

Una o más glándulas pueden rodear cada folículo capilar, y las glándulas están rodeadas por músculos erectores de pili. Las glándulas tienen una estructura acinar, en la cual varias glándulas salen a partir de un ducto central. Las glándulas depositan sebo en los capilares y lo llevan a la superficie de la piel junto con el tallo de pelo. La estructura consistente de pelo, folículo capilar, músculos erectores de pili y glándula sebácea es una invaginación epidérmica conocida como la unidad pilosebácea.

Las glándulas sebáceas también se encuentran en áreas sin pelo de los párpados, nariz, pene, labia minora, la membrana mucosa interna de la mejilla, y pezones. Algunas glándulas sebáceas tienen nombres únicos.

Desarrollo

Las glándulas sebáceas son visibles por primera vez entre las semanas 13 y 16 del desarrollo fetal. Las glándulas sebáceas se desarrollan del mismo tejido que da lugar a la epidermis de la piel. Sobreexpresión de los factores de señalización Wnt, Myc y SHH aumentan la probabilidad de la presencia de glándulas sebáceas.

Las glándulas sebáceas de un feto humano secretan una sustancia llamada vernix caseosa, una sustancia cerosa, blanca traslúcida que recubre la piel de los recién nacidos. Después del nacimiento la actividad de las glándulas sebáceas disminuye hasta el punto de una ausencia casi nula durante las edades de 2 a 6 años, después aumenta hasta su cima de actividad durante la pubertad debido a los altos niveles de andrógenos.

Función

Las glándulas sebáceas secretan la sustancia aceitosa, cerosa llamada sebo que está hecho de triglicéridos, ésteres de cera, escualeno y metabolitos de células productoras de grasas. El sebo es hidrofóbico y lubrica la piel y el pelo de los mamíferos. Las secreciones sebáceas en conjunto con las glándulas apócrinas juegan un papel importante en la termorregulación.

En condiciones cálidas, las secreciones emulsionan el sudor producido por las glándulas ecrinas y esto produce una capa de sudor que no se pierde fácilmente por las gotas de sudor. Esto es de gran importancia para retrasar la deshidratación. En condiciones más frías, la composición del sebo se vuelve más lipídica recubriendo pelo y piel, la lluvia es repelida eficientemente.

El sebo se produce en un proceso holócrino, en el cual las células dentro de las glándulas sebáceas se desintegran mientras liberan sebo y el resto de la célula es secretada junto con el sebo. Las células son reemplazadas constantemente por mitosis en la base del ducto.

Sebo

El sebo, secretado por la glándula sebácea en humanos, está compuesto principalmente de triglicéridos (~41%), ésteres de cera (~26%), escualeno (~12%),y ácidos grasos libres

(~16%). La composición del sebo varía entre las especies. Los ésteres de cerca y el escualeno son únicos del sebo y no se producen en ninguna otra parte del cuerpo. El ácido sapiénico es un ácido graso de sebo que es único para los humanos y está implicado en el desarrollo del acné. El sebo no tiene olor, pero su rompimiento por bacterias puede producir olores fuertes.
Los esteroides sexuales son conocidos por afectar la velocidad de la secreción del sebo: andrógenos como testosterona han demostrado estimular la secreción y los estrógenos han demostrado inhibir la secreción. La dihidrotestosterona actúa como el andrógeno principal en la próstata y en folículos capilares.

Función inmune y nutrición

Las glándulas sebáceas son parte del sistema integumentario del cuerpo y sirve para proteger el cuerpo contra gérmenes. Las glándulas sebáceas secretan ácidos que forman el manto ácido. Este es una capa muy fina de ácido en la superficie de la piel y actúa como barrera contra bacteria, virus y otros contaminantes potenciales que pueden penetrar la piel.

El pH de la piel está entre 4.5 y 6.2, y esta acidez ayuda a neutralizar la naturaleza alcalina de los contaminantes.

Los lípidos sebáceos realizan una contribución importante en mantener la integridad de la barrera de la piel y expresan propiedades tanto proinflamatorias como antiinflamatorias. El sebo puede actuar como un sistema de entrega para antioxidantes, lípidos antimicrobianos, feromonas e hidratación del estrato córneo. Los ácidos grasos contenidos dentro del sebo tienen una amplia actividad microbiana. Además, la secreción de glándulas sebáceas proporciona vitamina E a las capas superiores de la piel facial.

Glándulas sebáceas únicas

Durante los últimos tres meses del desarrollo fetal, las glándulas sebáceas del feto producen vernix caseosa, una sustancia blanca y cerosa que crea una capa para proteger la piel del líquido amniótico.

Las glándulas areolares están en la areola que rodea el pezón del seno de la mujer. Estas glándulas secretan un fluido aceitoso que lubrica el pezón y también secretan compuestos volátiles que se cree que sirven como una estímulo olfatorio para el recién nacido. Durante el embarazo y la lactancia estas glándulas, también llamadas glándulas de Montgomery, se hacen más grandes.

Las glándulas de Meibomio, en los párpados secretan una forma de sebo llamada meibum en el ojo, que alenta la evaporación de las lágrimas. También sirve para crear un sello hermético cuando los ojos están cerrados y su calidad lipídica también previene que los párpados se queden pegados. Las glándulas de Meibomio también son conocidas como glándulas tarsales, glándulas Zeis y glándulas palpebrales. Se pegan directamente a los folículos de los párpados que están arreglados verticalmente entre las placas tartales y los párpados.

Los granos de Fordyce o gránulos de Fordyce granules, son glándulas sebáceas ectópicas que se encuentran en los genitales y en la mucosa oral. Se muestran como milia blanca amarillenta…

La cera de oído está compuesta en parte por sebo producido por las glándulas en el canal auditivo. Estas secreciones son viscosas y tienen un alto contenido lipídico que proporciona buena lubricación.

Importancia clínica

Conditions of sebaceous glands.

Las glándulas sebáceas están relacionadas con problemas de la piel, como acné y keratosis

pilaris. En los poros de la piel, el sebo y la queratina pueden crear un tapón hiperqueratótico llamado comedón.

Acné

El acné es un problema muy común, particularmente durante la pubertad en adolescentes, y se cree que se relaciona con un incremento de la producción de sebo debido a factores hormonales. El aumento de la producción de sebo puede conducir a un bloqueo del ducto de la glándula sebácea. Esto puede causar un comedón (puntos negros), que pueden causar una infección, particularmente por la bacteria Propionibacterium acnés. Ésta puede inflamar los comedones, que entonces cambian a las lesiones características del acné. Los comedones generalmente aparecen en las áreas con más glándulas sebáceas, principalmente la cara, hombros, parte superior del pecho y espalda. Los comedones pueden ser blancos o negros dependiendo de la unidad completa de de pilosebáceos o si el ducto sebáceo está bloqueado.

Hay muchos tratamientos disponibles para el acné, desde reducir azúcares en la dieta hasta medicamentos que incluyen antibióticos, peróxido de benzoilo, retinoides y tratamientos hormonales. Los retinoides reducen la cantidad de sebo producido por las glándulas sebáceas. Si los tratamientos convencionales fallan, se puede buscar la presencia de

Demodexque podría ser una causa probable…

Otras condiciones que involucran las glándulas sebáceas son:

Seborrea se refieren a glándulas sebáceas hiperactivas, causado por piel o pelo aceitoso.

Hiperplasia

Sebácea, se refiere a la proliferación excesiva de células dentro de las glándulas, son visibles macroscópicamente como pequeñas ámpulas en la piel, particularmente en la frente, nariz y mejillas.

Dermatitis

Seborreica, una forma crónica de dermatitis causado por los cambios en las glándulas sebáceas.

Seborreica

Como la psoriasis (“Sebopsoriasis,” y “Seborriasis”) es una condición de la piel caracterizada por psoriasis con una dermatitis seborreica. : 193

Adenoma

Sebáceo, un tumor lento de crecimiento benigno, el cual, sin embargo, en algunos casos puede ser precursor de un síndrome de cáncer conocido como el síndrome de MuirTorre

Carcinoma

Sebáceo, un tumor cutáneo agresivo y poco común.

Quiste

Sebáceo es un término usado para referirse tanto a un quiste epidermoide y a un quiste pilar. Aunque ninguno contiene sebo, sólo queratina y no se origina en la glándula sebácea y por lo tanto no son realmente quistes sebáceos. Un quiste sebáceo verdadero es relativamente rato y se le conoce como esteatocistoma.

Phymatous

Rosácea es una condición cutánea caracterizada por el crecimiento excesivo de las glándulas sebáceas.
La palabra sebácea significa “que consiste de sebo”, fue usada por primera vez en 1728 y viene del Latín adipem que significa sebo Las glándulas sebáceas han sido documentadas desde por lo menos 1746 por Jean Astruc, quien las definió como “…las glándulas que separan la grasa.”: viii Las describe en las cavidades orales, la cabeza, los párpados, y los oídos como universalmente conocidas, 22–25 VIII Astruc las describe al ser bloqueadas por “pequeños animales” que son implantados en los ductos secretores, 64 y le atribuye su presencia en las cavidades orales a úlceras aftosas, 85–86.
FIBRA NERVIOSA

Se denomina fibra nerviosa al conjunto de axón y su envoltura. En el sistema nervioso central podemos encontrar fibras mielínicas y amielínicas. Las vainas que envuelven a los axones del sistema nervioso central están formados por prolongaciones de los oligodendrocitos. Las fibras amielínicas del sistema nervioso central presentan una cubierta constituida por astrocitos. En el sistema nervioso periférico las células de Schwam forman cubiertas amielínicas. El resto de axones tienen envolturas mielínicas mayores y la transmisión del impulso nervioso por estas fibras es más rápido. En la sustancia gris se encuentran los cuerpos de las neuronas cubiertos por un entramado de oligodendrocitos, o en su defecto astrocitos. Los cuerpos de las neuronas del sistema nervioso periférico se encuentran en los ganglios, protegidos por las células de la glía.
PLEXO VASCULAR

En anatomía, plexo (del latín plexus = ‘trenza’) es la red formada por varios ramos o filetes nerviosos o vasculares entrelazados pertenecientes unos a los nervios cerebro raquídeos y otros al sistema nervioso simpático.

Todos los plexos presentan entrelazamientos complejos de mallas más o menos flojas que forman variadas y numerosas anastomosis y de los cuales emanan otros ramos que van a los órganos o a otros plexos.

Plexos existentes en el organismo humano

El plexo coroideo es una parte del sistema nervioso central en el cerebro y se compone de capilares, ventrículos y las células ependimarias.

Plexos Venosos, formados por anastomosis venosas.

Plexo cardíaco, formado por los nervios del corazón.

Plexos nerviosos, los cuatro plexos nerviosos principales son el plexo cervical, plexo braquial, el plexo lumbar y el plexo sacro.

Los plexos cervical, braquial y lumbar se refieren a los nervios cerebro raquídeo.

El plexo solar es una gran red debida al gran simpático, formada por la reunión de ganglios y ramos dispuestos en forma de rayos pertenecientes especialmente a los dos grandes nervios esplánicos.

En el aparato digestivo existen dos plexos a nivel de pared digestiva (que conforman el sistema nervioso entérico):

Plexo mientérico: se localiza entre las dos capas musculares longitudinal y circular. Su función es la de la motilidad digestiva, hacer avanzar el bolo alimenticio a lo largo del aparato y la de mezclar el producto ingerido con el jugo gástrico.

Plexo submucoso: entre la pared muscular externa y la submucosa. A nivel estomacal, realiza funciones de control sobre las secreciones a este nivel.

En los invertebrados

Los plexos son la forma característica del sistema nervioso de los celentéreos y persiste con modificaciones en los platelmintos. Los nervios de los equinodermos radialmente simétricos también toman esta forma, en un plexo subyace el ectodermo de estos animales y más profundo en el cuerpo de otras células nerviosas forman plexos de forma limitada.
CORPÚSCULO DE MEISSNER

Los corpúsculos de Meissner (Corpúsculos del tacto) son un tipo de terminaciones nerviosas en la piel que son responsables de la sensibilidad para el tacto suave. En particular, tienen la mayor sensibilidad (el umbral de respuesta más bajo) cuando reciben vibraciones de menos de 50Hertz. Son receptores rápidamente activos.

Estructura

Los corpúsculos de Meissner son terminaciones nerviosas no mielinizadas encapsuladas, que consisten de células aplanadas de sostén dispuestas como lamelas horizontales rodeadas por una cápsula de tejido conectivo. El corpúsculo tiene de 30 a 140 micras de largo y de 40 a 61 μm de diámetro. Una única fibra nerviosa serpentea entre las lamelas y a través del corpúsculo.

Dado que son de adaptación rápida ofásicos, los potenciales de acción generados decrecen rápidamente y acaban cesando (ésta es la razón por la que se deja de sentir la ropa que uno lleva puesta). Si el estímulo se elimina, el corpúsculo recupera su forma y mientras eso ocurre (es decir se está deformando físicamente) causa que se genere otra descarga de potenciales de acción. Debido a su localización superficial en la dermis, estos corpúsculos son particularmente sensibles al tacto y vibraciones, pero por las mismas razones, se limitan en la detección porque solo pueden señalar que algo está tocando la piel.

Comparación con otros receptores

El tacto de presión profunda (de un apretón por ejemplo) es generado por los corpúsculos de Pacini (en mamíferos el único otro tipo de mecano-receptor táctil físico), los que se localizan más profundamente en la dermis, y por algunas terminaciones nerviosas libres. La sensibilidad de los corpúsculos de Meissner tampoco desencadena dolor, éste es exclusivamente una respuesta a la actividad de las terminaciones nerviosas libres.

Epónimo

Los corpúsculos de Meissner fueron descubiertos por el anatomista alemán Georg Meissner (18291905).

PAPILA DÉRMICA

Papila de la mano, tratada con ácido acético. Aumentada 350 veces.

A. Vista lateral de una papila de la mano.

a. Capa cortical.

b. Corpúsculo táctil.

c. Pequeño nervio de la papila, con neurilema.

d. Hay dos fibras nerviosas corriendo en forma de bobina espiral alrededor del corpúsculo táctil.

e. Final aparente de una de estas fibras.

B. Papila táctil vista desde arriba para mostrar su sección transversal.

a. Capa cortical.

b. Fibra nerviosa.

c. Capa externa del cuerpo táctil, con su núcleo.

d. Sustancia interior clara.

En la piel de los humanos, una papila dérmica (en latín dermal papillae DP; término diminutivo del latín pápula que significa espinilla o grano) es un de las estructuras pequeñas con forma de dedo o pezón formadas por la interdigitación de la dermis en la epidermis. En la superficie de la piel de manos y pies, estas interdigitaciones aparecen formando las crestas epidérmicas o papilares (conocidas coloquialmente como “huellas digitales”).

Los vasos sanguíneos en las papilas dérmicas nutren a todos los folículos pilosos, y llevan oxígeno y nutrientes a las capas más profundas de las células epidérmicas. El patrón de crestas que se forman en manos y pies se encuentra parcialmente determinadas por la genética y en parte debidas al ruido del desarrollo producido luego del nacimiento. Se encuentran remarcablemente inalteradas (excepto en tamaño) a través de toda la vida, por lo que la determinación de los patrones de las huellas dactilares es útil para ciertas funciones de identificación personal.

Las papilas dérmicas forman parte de la capa más externa de la dermis, la dermis papilar, y las crestas que forman aumentan en gran medida las superficies de contacto entre la dermis y la epidermis. Debido a que la función principal de la dermis es la de soportar a la epidermis, esto aumenta en gran medida el intercambio de nutrientes, oxígeno y productos de desecho entre las dos capas. Adicionalmente, este aumento de la superficie de contacto previene la separación de ambas capas fortaleciendo la unión entre ellas. Con la edad, las papilas tienden a aplanarse y en algunos casos aumentan en número.

Las papilas dérmicas además desempeñan un papel central en la formación, crecimiento y ciclo del pelo.

En las membranas mucosas, las estructuras equivalentes a las papilas dérmicas se denominan generalmente como papilas de tejido conectivo, las cuales se interdigitan con las crestas de Rete Del epitelio superficial.
ESTRATO BASAL

Corte histológico de la epidermis. La capa basal o stratum basale es la última capa de la epidermis, inmediatamente superior a la dermis.

La capa basal es la primera capa de estratos (la más profunda) que se encuentra en la epidermis, es en la única donde hay presencia de melanocitos (que se ubican más o menos cada 23 queratinocitos). Formado por solo una hilera de queratinocitos que están en constante división celular e irán así ocupando los estratos siguientes (espinoso, granuloso, lúcido y córneo). Se separa de la dermis gracias a la membrana basal.
ESTRATO ESPINOSO

Estrato espinoso: formado por queratinocitos en multiplicación lenta. Se encuentra superficial al estrato basal o germinativo.

Definición

Este estrato se llama también Malpighi, en honor al médico anatomista Marcelo Malpighi, que fue el primero en emprender el estudio de la piel. El término de estrato de Malpigio se utiliza con frecuencia para indicar a la vez la capa de células basales y la capa espinosa. Se encuentra superficial al estrato basal o germinativo.

Está formado por un promedio de dos a seis capas de células, que van tomando forma de cubo y ampliándose a medida que se acercan a la capa siguiente, es decir, hacia la superficie y unidos entre sí por puentes celulares (desmosomas). Cada célula tiene un aspecto más o menos poliédrico, con un citoplasma más eosinófilo y con uno o dos nucléolos muy potentes. Estas células están repletas de sustancias nutritivas y tienen un importante papel biológico.

Las células experimentan la mitosis de una manera normal y contienen diminutas fibrillas en el citoplasma celular.

Tiene una mayor cantidad de tono fibrillas que las células del estrato basal. Las prolongaciones del citosol se asemejan a espinas, por lo que también reciben células espinosas, justamente porque las sustancias tono fibrillas son más numerosas en dichas prolongaciones si contienen una forma asemejada a espinas.

Enfermedades y alteraciones histopatológicas

Carcinoma

Epidermoide: Proliferación irregular de células del estrato espinoso de la epidermis, dispuestas en cordones mal delimitados que invaden la dermis.

Acantolisis: Es la pérdida de cohesión entre las células debida a la disolución de los puentes intercelulares de la red inferior de Malpigi.

Acantosis: Hiperplasia de la capa de células espinosas.
ESTRATO GRANULOSO

Estrato granuloso: Por debajo del estrato córneo, formado por queratinocitos que ya no se multiplican, envejecen y pierden su núcleo.

1 Definición

2 Enfermedades y alteraciones histopatológicas

3 Algunas reacciones histopatológicas

4 Fuentes

Definición

El estrato granuloso, llamado también capa de queratohialina está compuesto por uno o varios estratos de células aplanadas, toscamente granulares, no se encuentra en las mucosas, excepto en algunas enfermedades como la leucoplasia en que existe queratinización. La cornificación paulatina comienza en el estrato granuloso. En dependencia del grosor que tenga el estrato córneo, el estrato granuloso puede abarcar hasta tres capas de células planas, en las cuales se pueden observar densos gránulos (granula) de queratohialina. Los gránulos contienen entre otras substancias una proteína precursora, la cual presumiblemente es partícipe en la formación de fibras de queratina en el espacio intercelular.

En este estrato mueren las células originadas en el estrato basal: el citoplasma de estas células sufre alteraciones y su núcleo se atrofia para desaparecer en la capa más superficial del propio estrato granuloso. En el citoplasma de estas células aparecen unos gránulos de una sustancia llamada queratina.

El citosol contiene gránulos basófilos denominados gránulos de queratohialina.

La queratohialina es una sustancia precursora de la queratina. Cuando los queratinocitos llegan a la última capa de este estrato las células epidérmicas mueren y al morir vierten su contenido al espacio intercelular.
Enfermedades y alteraciones histopatológicas

Leucoplasia: Es una lesión en la boca relativamente común que, en una proporción de casos pequeña, pero significativa, se convierte en cáncer. Es una condición en la cual parches gruesos y blancos se forman en las encías, el interior de las mejillas, y a veces, su lengua.

Granulosis: Aumento del número de filas decélulas en la capa granulosa.

Alteración Cavitaria de Leloir (Edema intracelular): Formación de líquido intracelular, visible por los espacios claros en las células.

Degeneración Balonizante: Deformación en forma de balón de las células, con espacios claros en su interior y núcleo aplastado y rechazado.

Microabscesos: Señalaremos el de Munro que se observa en la psoriasis y está integrado por neutrófilos y el de Pautrier que contiene células mononucleadas y aparece en la Micosis fungoides.

Pustula Espongiforme de Kojog: Es unmicroabsceso multicelular que contiene neutrófilos en las células epidérmicashinchadas con un aspecto espongiforme, típico de la psoriasis pustulosa.

Algunas reacciones histopatológicas

Las alteraciones patológicas de la dermis son infinitas, pero se dividen, para facilitar su estudio de acuerdo con la naturaleza de la infiltración celular en:

Inflamaciones simples o crónicas.

Granulomas.

Neoplasias.
ESTRATO CORNEO

Capa córnea desprendiéndose producto de una quemadura solar.

La capa córnea es la capa más externa de la epidermis, tiene una configuración física en capas de células que contienen queratina y una cohesión regular entre ellas mismas.

Además de sobrevivir un tiempo determinado en la superficie de la epidermis (capa más externa de la piel), esta capa córnea es además un factor de protección para la piel en forma de película plana y una vez que estas células han perdido su estructura vital, son células muertas que terminan desprendiéndose por medio de la exfoliación ya que debido a que han superado su etapa de maduración toman forma plana y se separan de la capa en forma de escamas.

Debido a que es un estrato superficial de la piel su grosor varía según la parte del cuerpo.

PORO SUDORÍPARO

El poro es un diminuto orificio en la epidermis de la piel, de los que cada persona tiene aproximadamente dos millones, que cumple varias funciones, si bien la más importante es eliminar la transpiración.

Características

El tamaño de los poros es variable y depende de los genes, si bien, cuando se llenan de secreciones sebáceas, tienden a abrirse. Esto puede ocurrir cuando estas secreciones corporales no pueden salir al exterior debido a la acumulación de impurezas de la piel. Esto puede provocar la formación de acné.
PELO

Pelo (desambiguación).

Cabello humano ampliado 200 veces.

Cabello Ampliado con un microscopio.

El pelo o cabello es una continuación del cuero cabelludo, formada por una fibra de queratina y constituido por una raíz y un tallo. Se forma en un folículo de la dermis, y constituye el rasgo característico de la piel delgada o fina. La diferencia entre la queratina de la capa córnea y la queratina del pelo es que en el pelo las células quedan unidas siempre unas con otras, dando lugar a una queratina muy dura. Cada uno de los pelos consiste en una raíz ubicada en un folículo piloso y en un tallo que se proyecta hacia arriba por encima de la superficie de la epidermis. La raíz se agranda en su base. La zona papilar o papila dérmica está compuesta de tejido conjuntivo y vasos sanguíneos, que proporcionan al pelo las sustancias necesarias para su crecimiento.

El pelo se distribuye en casi toda la superficie corporal, exceptuando las superficies palmoplantares, el ombligo y las mucosas. En un adulto el número aproximado de pelos es de unos cinco millones, repartiéndose en forma desigual a lo largo del cuerpo. En la cabeza hay alrededor de un millón, encontrándose entre 100 000 y 150 000 en el cuero cabelludo.

El pelo de la cabeza mantiene el calor corporal de esta y le proporciona al cráneo cierta protección contra los golpes. Las pestañas protegen los ojos disminuyendo la cantidad de luz y polvo que puede penetrar en estos; y las cejas protegen los ojos del sudor que puede gotear por la frente.

Química del pelo

El pelo está constituido por queratina (proteína fibrosa), que contiene una alta cantidad de cisteína dentro de la cual se encuentra el aminoácido cisteína que tiene un átomo de azufre.

“Las cadenas de queratina se acomodan de manera paralela”, las cuales se mantienen unidas por medio de tres tipos de enlaces:

Puentes disulfuro

Puentes de hidrógeno

Puentes salinos entre un ácido y una base

El agua tiene la capacidad de romper de manera temporal los puentes salinos y los puentes de hidrógeno.

Anatomía del pelo

Glándula sebácea y folículo piloso.

Anatómicamente el cabello presenta la misma estructura que cualquier otro tipo de pelo, aunque la implantación en la piel es más profunda que en el resto, ya que el folículo llega hasta la hipodermis. Las glándulas sebáceas son órganos secretores exocrinos que producen una sustancia grasa llamada sebo y desembocan dentro de cada folículo. Se sitúan en la parte media de la dermis asociada al folículo piloso al que se van a desembocar. Las glándulas sebáceas se distribuyen por toda la piel, excepto en las regiones palmoplantares, y son muy abundantes en el cuero cabelludo, en la cara y en la zona superior del pecho, en el pubis y en las axilas.

Existen fibras musculares lisas asociadas a cada pelo (músculo erector del pelo). La contracción de los músculos hace que el pelo se erice, cambiando así su ángulo con relación a la piel. Este proceso incrementa las posibilidades aislantes de la cubierta del pelo, proporcionando así un mejor abrigo contra el frío.

En los folículos pilosos de las axilas y zonas genitales existen también glándulas sudoríparas apócrinas, son las responsables en parte del olor corporal característico de cada persona.

El tallo comprende tres capas. La médula, que consiste en células queratinizadas, laxamente unidas, y que está presente solamente en los pelos más gruesos (pelo de guardia). El espacio intercelular está lleno de aire. La médula está rodeada de la corteza, fuertemente adherida. En la corteza o córtex está la parte intermedia del pelo, se fijan la mayoría de los gránulos de pigmento. Su superficie se halla cubierta con un tegumento, en el que las células pueden estar adheridas o bien separadas en las porciones terminales, formando escamas.

El pelo sufre continuas modificaciones. Cuando termina de crecer, la reproducción de las células indiferenciadas de la base del folículo también se detiene, la raíz se hace progresivamente más estrecha, y las células que se encuentran encima de la papila sufren un proceso de cornificación. Finalmente, la raíz se separa de la papila del pelo, y éste se cae. Antes de que se desprenda, se inicia la formación de un nuevo pelo en la base del folículo.

Fases de crecimiento

El pelo no crece de manera indefinida, sino que tiene un crecimiento cíclico, al que se le llama ciclo piloso. Cada folículo posee su propio ciclo, independiente de los que haya a su alrededor.

Fase Anágena o Anagen: En esta fase el pelo está pegado a la papila, nace y crece. Dura entre 4 y 6 años, aunque normalmente se toma como valor medio tres años. La forma del folículo en esta fase es similar a la de una cebolla, más ancha en la base que en el tallo. El pelo crece sin cesar debido a que las células de la matriz del folículo se dividen por mitosis constantemente.

Fase Catágena o Catagen: Es una fase de transición. Se extiende unas 3 semanas, durante los cuales el crecimiento se detiene y se separa de la papila, cesando la actividad de las células de la matriz, incluido los melanocitos. El bulbo toma un aspecto cilíndrico.

Fase Telógena o Telogen: Es la fase del descanso y de caída del pelo, dura unos 3 meses. La raíz del pelo toma un aspecto de cerilla y permanece insertado en el folículo.

Tipo de pelo

Duración de la fase Anágena cabello

35 años (109, 518, 25 días) 

Barba 1 año (365 días)

Vello corporal 1315 semanas (91105 días)

Cejas 1 mes (30 días)

Bigote 414 semanas (2898 días)

Cada 2 días y 9 horas ½, el cabello crece al menos un milímetro más.

Funciones del pelo en el ser humano

En los seres humanos, el pelo tiene dos funciones:

Protección:

El cabello protege al cuero cabelludo del sol y del frío. Las cejas y las pestañas protegen los ojos del sudor que pudiera caer de la frente, los pelos de la nariz impiden la entrada en las fosas nasales de polvo, partículas que pueda contener el aire. También sirve para la amortiguación de golpes y rozaduras. Dificulta las picaduras de insectos y mejora el control de la temperatura corporal mediante disipación.

Estética:

En todas las culturas el pelo ha tenido mayor o menor grado de cuidado e importancia. Desde su peinado, lavado, recogido y adornado hasta su total afeitado. La mucha o poca presencia de vello ha sido un símbolo estético de múltiples significados: fortaleza, sabiduría, experiencia, virilidad/feminidad, libertad, esclavitud, moda, religión, poder adquisitivo, estamento social, ideología político-filosófica, entre otros muchos.

Tipos de pelo

En sentido unitario (es decir, en lo que respecta a cada pelo), puede haber de ellos distintos tipos:

Pelo de cubierta, guardia o jarra: es el pelo más largo y recto, con una terminación en

punta; este tipo de pelo impide que escape el calor.

Bajo piel o borra: sirve para el aislamiento térmico, ya que es muy denso; permite el intercambio térmico hacia el exterior, o bien lo impide.

Sensorial o vibrisas: está provisto de senos vasculares y fibras nerviosas que envuelven la base del folículo piloso, por lo que tienen una función sensorial.

Tipos de cabello

En función de su estructura

La estructura del cabello se encuentra determinada por la forma en que se encuentran los puentes disulfuro, pero en el fondo esto se encuentra determinado por información contenida en el ADN:

Liso, lacio o lisótrico. La forma del folículo es redondo y está orientado verticalmente a la superficie de la piel formando un ángulo recto con ella. Esta estructura se debe a que los enlaces de azufre se encuentran de forma paralela.

Ondulado o cinótrico. Tiene forma oval y está orientado formando un ángulo agudo.

Rizado o ulótrico. Tiene forma elíptica y la orientación es paralela a la superficie de la piel.

Los enlaces de azufre se encuentran de manera diagonal, que da lugar a un espiral.

En los caucásicos suele predominar el cabello que es entre liso y ondulado, ya que en el folículo generalmente forma un pequeño ángulo agudo con la vertical a la piel. El tipo lisótrico es muy característico de los mongoloides, mientras que los tipos rizados de

Los negroides. En función de su emulsión epicutánea

El cabello se puede clasificar en función de la emulsión epicutánea que presenta en:

Normal. La emulsión epicutánea está equilibrada. El aspecto del cabello es brillante, suave y aterciopelado.

Seco. La emulsión epicutánea contiene poca grasa y poca agua. El aspecto del cabello es áspero y quebradizo.
Graso. La emulsión epicutánea tiene alto contenido en grasa. El aspecto del cabello es brillante y pegajoso.

Cualidades del cabello

Las cualidades del cabello se deben a la estructura filamentosa de la queratina. Son: elasticidad, resistencia, y porosidad.

Elasticidad. Es la capacidad que tiene el cabello para estirarse y volver a su forma natural sin romperse.

En la mayor parte de los procedimientos químicos de belleza (tintes, decoloración, ondulación) se hace la prueba de elasticidad para no sobreprocesar el cabello.

Resistencia. El pelo es fuerte porque las células cuticulares están unidas entre sí con una sustancia química compleja que actúa como cemento y las mantiene también unidas al córtex.

El cabello es resistente a: 

La rotura: un cabello sano puede soportar una carga de 50100 g; esto puede verse alterado por algunos agentes químicos.

El calor: un cabello resiste temperaturas de 140 °C cuando está seco, y hasta 200 °C cuando está mojado.

La putrefacción: la estructura de la queratina y su contenido en azufre hacen el cabello muy resistente. 

Cambios de pH: cuando la fibra capilar se somete a soluciones ácidas extremas o alcalinas extremas, se debilita.

Propiedades eléctricas

El cabello seco no es un buen conductor de la electricidad, y presenta una alta resistencia eléctrica. Cuando se aplica peinado o cepillado, los cabellos acumulan electricidad estática y se repelen entre sí. Para evitar que ocurra, se aconseja: 

No usar peines de material plástico; 

Humedecer ligeramente el cabello; 

Utilizar acondicionadores que recubran el cabello; 

Tener un protector a la mano para cada ocasión; 

No cepillarse el cabello después de haberlo expuesto a la luz solar, ya que así acumulará más electricidad estática.

Porosidad

Es la capacidad que tiene el cabello de absorber líquidos. La absorción de agua produce un hinchamiento de la fibra con un incremento de un 1520% en el diámetro y solo un 0.51% en su longitud.

El pelo mojado es un poco más largo que seco y más esponjoso.

La absorción de agua y el hinchamiento de la fibra dependen sobre todo del pH del medio. El pH alcalino favorece el hinchamiento de la fibra capilar.

Color del pelo

Los pigmentos responsables del color del pelo son las melaninas, que son producidas por los melanocitos de la matriz. La melanina se acumula dentro de estas células en unos orgánulos esféricos denominados melanosomas, delimitados por una membrana lipídica. La actividad de los melanocitos se adapta al ciclo piloso, y se produce durante la fase anágena.

Colores de cabello

Rubio: tonalidad más clara entre amarillo y blanco; es un color de cabello genéticamente muy recesivo.

Pelirrojo: tonalidad entre rojizo y anaranjado; es un color de cabello muy recesivo.

Castaño: tonalidad entre café claro y café oscuro; es el segundo color de cabello más

Frecuente.

Negro: tonalidad más oscura color negro; es el color de cabello más frecuente.

Gris o blanco: tonalidad de cabello que generalmente se presenta en la vejez o incluso antes, en función de distintos factores (estrés, alimentación, herencia). Se conocen como canas. Se conoce como albinismo a la condición genética en la que hay una ausencia congénita de melanina de ojos, piel y pelo en los seres humanos y en otros animales causado por una mutación en los genes.

Pigmentos

Según la concentración de los pigmentos en cada persona, el color del cabello puede variar:

Eumelaninas eumelanina negra: aporta el color negro.

Eumelanina marrón: aporta el color marrón.

feomelaninas: aportan colores trigueños o rubios.

Tricocromos: aportan colores y tonalidades rojizas.

La aparición de las canas se debe a la pérdida de coloración de los cabellos, fenómeno que forma parte del proceso natural del envejecimiento.
CONDUCTO SUDORÍPARO

Cualquiera de los diminutos túbulos que transportan el sudor a la superficie cutánea desde las glándulas sudoríparas de todo el cuerpo. Cada conducto sudoríparo es la parte más externa de un túbulo en espiral que forma el cuerpo de cada glándula sudorípara y aboca a la superficie mediante una abertura en forma de embudo. Los conductos sudoríparos de las axilas y las ingles son de mayor tamaño que los de otras zonas del cuerpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s