TRAZADOS MASÓNICOS

LAS SIETE HERRAMIENTAS DE EJECUCIÓN Y MEDICIÓN ESPECULATIVAS


Desde los albores de la Humanidad, en las primeras fases evolutivas del homo sapiens, el ser humano aceleró dicha evolución intelectual y material, mediante el uso de instrumentos y herramientas.
 
Cuando consiguió controlar su utilización para fines concretos, desarrolló fórmulas nuevas de vida. El uso de arcos, flechas, lanzas, entre otras cosas, le permitió obtener mejores resultados en la caza; actividad imprescindible para su supervivencia. El manejo de arados, palas, azadas y otros, le permitió desarrollar la agricultura, con lo que se abandonaba el nomadismo como regla de vida y se establecía el sedentarismo en los lugares adecuados para su devenir vital.
 
Es notorio e incuestionable que la evolución humana está íntima y solidariamente ligada al uso consciente de útiles y herramientas. Todos los instrumentos inventados o descubiertos por el hombre, han facultado un salto evolutivo en sus formas materiales de vida.
 
De vivir en cuevas o a la intemperie, el ser humano pasó a la construcción de chozas o habitáculos para diverso uso, utilizando los materiales naturales disponibles en su entorno inmediato. El siguiente salto cualitativo fue el uso de materiales prefabricados para alcanzar el mismo objetivo. La diferencia estriba en que de esta segunda forma, su imaginación y posibilidades de desarrollo avanzaron espectacularmente.
 
Comenzando por realizar simples cubículos para su refugio, pero aplicando su intelecto en continuo desarrollo y usando los instrumentos adecuados, el hombre alcanzó el punto de llegar a construir monumentales pirámides y majestuosas catedrales.
 
La sofisticación y complejidad de instrumental necesario para la ejecución de tan magnas empresas, se fundamenta tan solo en SIETE elementos primarios.
 
Estos son: La Escuadra, El Compás, El Nivel, y La Plomada como elementos de planteamiento y medición. El Mazo, El Cincel y La Paleta como herramientas útiles de ejecución.
 
•La Escuadra ofrece una relación angular.
 •El Compás facilita la determinación de distancias.
 •El Nivel corrobora la horizontalidad.
 •La Plomada establece la verticalidad.
 
Con estos cuatro elementos se puede determinar, con absoluta precisión, la posición de cualquier punto geométrico en el espacio, y por extensión la de cualquier recta y la de cualquier plano.
 
Entrando en abstracción geométrico-matemática, estableciendo un sistema de referencia, cualquier punto en el espacio se fija mediante coordenadas cartesianas o bien mediante coordenadas polares. Las primeras son situación horizontal (abcisas), y situación vertical (ordenadas). Léase NIVEL y PLOMADA. Las segundas son distancia a un origen predeterminado y ángulo sobre una recta de referencia. Léase COMPÁS y ESCUADRA.
 
Respecto a las herramientas, con el Mazo se golpea y con el Cincel se dirige el impacto para obtener el fin deseado. Con la Paleta se restaura, se añade y se complementa el resultado obtenido por la acción de la percusión.
 
La Francmasonería Universal tiene como último fin u objetivo la construcción y finalización de un Templo Moral y de Conocimiento que acoja a toda la Humanidad. Para ello utiliza instrumentos y herramientas.
 
Con el devenir de los tiempos, la Masonería ha pasado de ser Operativa a ser Especulativa o Simbólica, es decir, que en la actualidad los elementos de trabajo masónico son simbólicos.
 
Veamos una posible analogía de los siete elementos básicos:

• ESCUADRA: Ángulo de 90•, ni agudo, ni obtuso, llamado también ángulo recto. Equivalencia, RECTITUD.

• COMPÁS: Fijado en un punto, se establece otro, otro, otro y así sucesivamente, todos equidistantes del fijado en primer lugar. Equivalencia, DISTANCIA.

• NIVEL: Línea horizontal. Equivalencia, IGUALDAD.

• PLOMADA: Línea vertical. Equivalencia, APLOMO. Rectitud en sus actos, Equidistancia con todos los seres humanos, igualdad con el afecto y aplomo en sus manifestaciones. Cuatro virtudes que enmarcan la vida de un masón.

• MAZO: Herramienta que transforma la energía en arrancar imperfecciones. Equivalencia, VOLUNTAD.

• CINCEL: Útil con el que se dirige, a un determinado punto preestablecido la energía desplegada por el mazo. Equivalencia, RAZÓN.

• PALETA: Elemento que restaña, contornea y pule las irregularidades. Equivalencia, TOLERANCIA.

Voluntad para mejorar, Razón para discernir y Tolerancia para compartir. Tres herramientas que, armónicamente conjugadas, y debidamente utilizadas, facultan al masón a pulir su Piedra Bruta a fin que su Piedra Cúbica llegue a formar parte del Templo Universal.
 
No se puede diseñar una construcción tan sólo con la escuadra y el nivel. O tan sólo con el nivel, la plomada y el compás. Hace falta usar los cuatro elementos para una satisfactoria concepción. Y del mismo modo, no se puede construir lo diseñado a falta de alguna de las tres herramientas.
 
Los ocho elementos citados, en conjunto, armónica y proporcionalmente empleados, son imprescindibles para alcanzar el fin último de la masonería. No sobra ni falta ninguno. Están todos los que son y son todos los que están. Están a disposición del masón que desee andar por el camino hacia la Luz del Conocimiento.
 
Uno de los grandes intelectos que en esta Humanidad han existido, Arquímedes, dijo: “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”.
 
Con osadía, aunque humildemente, parafraseándole, se podría decir: DADME LAS SIETE HERRAMIENTAS MASÓNICAS Y TRANSFORMARÉ EL MUNDO.

 

AUMENTO DE SALARIO DE “CANTINFLAS”


De todos es conocido que Mario Moreno “Cantinflas” fue masón. No obstante, hemos recuperado un fragmento de la película “El analfabeto”, en el que el protagonista pide un aumento de salario.
 
En este intervalo del film, ustedes podrán hallar signos y frases inequívocamente masónicas, cuyo significado sólo puede comprender un iniciado. Ahí van un par de ejemplos. En una de las frases, “Cantiflas”, creyendo que le van a proporcionar dicho aumento, aduce que “no sabe leer ni escribir” y que sin embargo “sabe hablar desde los 3 años”. En definitiva, para pedir el aumento de salario “hay que saber leer y escribir”, aunque no sepas escribir tu nombre, debes saber “las iniciales”
 
En fin, lo reproducimos porque resulta muy curioso que haya tanto simbolismo en la película y del que muy pocas veces nos damos cuenta si no estamos muy atentos. Vean y saquen sus propias conclusiones.

 

CARTA DE UN MASÓN A SU HIJO


Hijo mío:
 
Cuando ya no me cuentes -como todavía lo haces- tus travesuras y tus detalles personales; cuando ya no te de miedo la oscuridad y abras, por fin las paginas de esos libros desconocidos que hoy apenas miras, tal vez mal acomodados, en nuestra modesta biblioteca; cuando seas mayor, acércate a esos señores que ahora te parecen extraños y un tanto misteriosos, y que, si no te infundan desagrado, quizá te merecen solo cierta indiferencia.
 

Busca esas personas que a menudo, o me llaman o me visitan, y con quienes comparto unas horas, cada semana, cuando me ves llegar un poco más tarde a casa. Sí busca a esos hombres a quienes la sociedad identifica como “los masones” y que yo llamo, orgullosamente: “mis hermanos”.
 
Tanto los has visto y escuchado, que seguramente ya los conoces a todos. La mayoría son jóvenes; algunos, hombres ya maduros; y otros mas, lucen sus testas coronadas por el blanco de las canas, como algunas montañas muestran sus cimas, cubiertas por el blanco de las nieves.
 
Pero todos me permitieron beber en la fuente de su sabiduría. Todos por igual me abrieron en su pecho como se abre un cesto para recibir las confidencias, los goces, las penas, los proyectos y las ilusiones del amigo mejor.
 
Sí, acércate a ellos no importa cuan largo sea el camino que tengas que recorrer, ni cuantos los obstáculos que hayas de vencer. Decídete a buscarlos y el Supremo Hacedor te mostrará el sendero.
 
Y cuando conozcas que hacen, como piensan y que pretenden (siempre que tu espíritu quede satisfecho y halladas todas tus inquietudes) únete a ellos y síguelos . Pero si, después de analizar sus principios continúan sin respuesta todas tus dudas, entonces hijo mío, sepárate de su camino con decencia de bien nacido.
 
Si para entonces aún vivo, aplaudiré tu decisión cualquiera que haya sido. La aceptaré, porque habrás estudiado antes de definir y porque analizaste para poder escoger, es decir, que habrás decidido por ti mismo, después de razonar.
 
Y si ya no vivo, hijo mío, pediré al Gran Arquitecto del Universo que adorne tu vida con los atributos que siempre busque para ti y que Masón o no, el mundo te reconozca como un hombre honesto, virtuoso, justo, respetuoso, opuesto a todo género de opresión y con un profundo amor a la humanidad.

ORIGEN Y SIGNIFICADO DEL MANDIL MASÓNICO


Hace mas de 3000 años, en las iniciaciones Esenias, Griegas y Egipcias se ha utilizado el Mandil blanco de una u otra forma y ha pasado de la Masonería Operativa donde se utilizaba durante la construcción de edificios, monumentos, templos y demás construcciones de arte en materia de arquitectura a la Especulativa debido a la importancia de su simbolismo (PERSEVERANCIA, CONSTANCIA y FIRMEZA).
 
Las leyes por las cuales se rige la creación, son las mismas leyes que deben influenciar el diseño de la venerada prenda. “Como es arriba es abajo”
 
De acuerdo a algunos autores la Masonería Simbólica tradicionalmente sólo admite, un ribete de color azul celeste sobre el contorno del mandil (representa al infinito y a la confraternidad universal), no el color rojo, el blanco y otros; la cinta que lo sujeta por la parte superior debe ser del mismo color azul, (el círculo que forma alrededor de la cintura del Iniciado representa al área universal, dentro de cuyo límite sólo puede el hombre ejercer su poder intelectual, en relación con todas las obras de la Naturaleza), y en cuanto a las figuras que se observan al centro del cuadrado y del triángulo de la solapa, sobre el primero sólo se acepta a la letra “B” bordada en oro (valor), misma que simboliza a la fuerza de voluntad del Iniciado para demostrar que sabe hacer frente a los obstáculos y problemas que para su resolución se le presentan durante su vida, y en segundo lugar, al centro del triángulo de la solapa del Aprendiz Masón se ve el escudo del Primer Grado, o sea el Martillo y la Regla en forma de aspa, instrumentos que simbolizan a la perfección del trabajo que ejecuta el Iniciado al labrar la piedra bruta.
 
El mandil debe ser cuadrado, de babeta triangular y con una cinta azul que le permita ir suspendido a la cintura del Masón; sus dimensiones pueden varian entre doce a catorce pulgadas de altura, por catorce a dieciséis pulgadas de largo, y la babeta con una caída de cinco a seis pulgadas; de acuerdo a la complexión física de la persona que lo use, la cinta azul que sostiene al mandil por la parte superior, debe ser lo suficientemente larga, para ceñirlo a la cintura del Iniciado.
 
El simbolismo y la filosofía moral que contienen las lecciones que se atribuyen al mandil, varían según el grado y la forma de usarlo en Logia.
 
En el caso del aprendiz masón debe llevar el mandil durante los trabajos, con la Babeta levantada, es decir que el Triángulo que la forma se vea con el vértice hacia arriba, formando un pentágono, figura geométrica de 5 lados, quedando así el cuadrado en un símbolo más elevado, cuya forma afecta al plano de una de las caras de la Piedra Cúbica de Punta, lo que indica claramente, cuál es el trabajo Moral, Material e Intelectual que los aprendices deben principiar a ejecutar durante su misión en la lucha por dominar sus pasiones y sus malos hábitos.
 
También se puede apreciar al triángulo (BxA/2), el cual representa la inteligencia, del espíritu y del instinto humano, que son los que representan cada uno de sus tres lados; luego tenemos al cuadrado (BxA) o la suma de dos triángulos; es por eso que representa a la logia, a la materia y a la naturaleza, por lo mismo, eso nos demuestra que es la acción de la inteligencia, del espíritu y del instinto que obran sobre todo cuanto existe en el mundo objetivo; y si buscamos la raíz del cuadrado, nos produce el cubo (símbolo del logos, universo o el mundo); enseguida tenemos al círculo que forma la cinta que rodea la cintura del Iniciado, el cual representa al área que circunda al infinito y lo desconocido, en cuyo mar de dudas e incertidumbres se encuentra el hombre dispuesto a luchar por arrancarle sus profundos misterios.

El simbolismo y la Filosofía del mandil nos dice que:
 • La Fuerza que representa el Triángulo de la Solapa.

 • La Belleza que nos manifiesta la Naturaleza y que nos define al Cuadrado.

 • El Candor, la Sencillez o la Pureza a que se refiere la estructura del ribete azul que circunda el contorno de dicha prenda.

 • El Círculo que forma la cinta alrededor de la cintura del Masón, es representativo de la Unidad Masónica en relación con sus Deberes y sus Derechos.
 
La interpretación moral del mandil:
 • El Triángulo es alegórico del Espíritu Humano.

 • El Cuadrado, representa a la Materia o al Cuerpo del Iniciado.

 • El Círculo que forma la cinta alrededor de la cintura del Aprendiz es emblemático de la Pureza y la Sencillez de las acciones del hombre en relación a sus actos.
 
La forma en que llevan el mandil los aprendices, se puede apreciar el reflejo de una de las caras de la Piedra Cúbica de Punta, lo que nos indica también al modelo que le sirve de base a los neófitos, para desarrollar el trabajo material de “labrar la piedra bruta”, de la misma manera, esto nos enseña moralmente a educar nuestra inteligencia, a modelar nuestro espíritu y a dominar nuestras pasiones, por todos estos motivos, el Masón está obligado irremisiblemente a combatir por todos los medios a su alcance, los defectos propios de sus malos instintos, cosa que siempre le permitirá vivir en armonía, dentro del seno de la familia, de la sociedad y de la patria, para bien de todos sus semejantes.
 
Otras de las interpretaciones que pueden atribuirse a los tres triángulos que forman el mandil, son las que se relacionan con la vida del hombre, y consisten en:

• El primer triángulo, o sea el que figura a la solapa es emblemático de la inteligencia, como un don exclusivo que la naturaleza prodiga a los seres racionales.

• El segundo simboliza al instinto, como al agente conservador de la vida animal.

• El tercero es alegórico del Espíritu, como la esencia mística que dirige a la conciencia humana, con el fin de apreciar la existencia de la divinidad, y en cuanto al círculo que forma la cinta al rededor de la cintura del Masón, es reiterativa de la unidad universal, o sea, al hombre en su calidad de Iniciado con su calidad de protector de la humanidad.

No obstante, adicionalmente se tiene otras interpretaciones para los tres triángulos del mandil:
 •El primer triángulo, simboliza a la vida en cuyo caso representa a todos los seres que la poseen y que han sido creados por la Naturaleza
 •El segundo triángulo, es alegórico al cuerpo humano y a todas las cosa materiales animadas e inanimadas
 •El tercer triángulo, es emblemático del alma y representa también a todos los agentes de locomoción, que ponen en actividad a todos los Seres a quienes la Naturaleza ha dotado de vida
 
El círculo que forma la cinta que sostiene al mandil por la parte superior, simboliza a la fuente inagotable de efectos y causas, dentro de cuya acción viven y mueren todos los organismos que por su condición de seres, tienen la misión de mantener la existencia de todo lo creado para ser inmortal.
 
Otra de las enseñanzas más sublimes que proporciona el mandil, se refiere a que se no debe manchar jamás la conciencia, por medio de falsas apreciaciones ni por torcidos conceptos, que puedan lesionar los derechos de los demás, este hecho en realidad, es lo que significa el trabajo material de darle forma geométrica a la piedra bruta, lo que una vez logrado puede comprobar que todas nuestras acciones, por insignificantes que parezcan, deben tener como base a los más sanos dictados de nuestra conciencia y a los más puros razonamientos, para el fin de que puedan estar ajustadas a la más absoluta equidad, puesto que únicamente de esa manera podremos llegar a hacer la verdadera justicia que tanto reclaman los hombres que anhelan su bienestar y el de los suyos.
 
Con respecto a la interpretación simbólica de la letra “B”, que se observa al centro del cuadrado del mandil del aprendiz Masón, es alegórica de la Fuerza y a eso se refiere su simbolismo, pero en el presente caso podemos asegurar que tiene tres acepciones:
 
El mandil se puede subdividir en 3 triángulos, mismos que representa a la fuerza intelectual, a la fuerza espiritual y a la fuerza material, es por eso que la palabra Sagrada del Aprendiz Masón indica al Iniciado la forma de aplicar esos tres factores de que la Naturaleza lo dotó, para conseguir dominar a la materia, hacer uso fiel de su voluntad y ocurrir a su espiritualismo, hasta lograr el perfeccionamiento de sus conceptos, sobre todo lo que estudia e investiga, es así también la forma más adecuada para lograr el mejoramiento en sus acciones, su progreso intelectual que le permita modelar y fortalecer su espíritu, haciéndolo llegar hasta el infinito por medio de sus investigaciones, que le permiten penetrar hasta lo desconocido, y en ese caso podremos asegurar que cumplimos con nuestro deber para con la divinidad, para con nuestros semejantes y para consigo mismo.
 
La unidad Masónica, o la representación individual del Iniciado en su Primer Grado, aunque también simboliza al origen de las causas y los efectos que producen a esas dos fuerzas que mantienen en constante armonía al Universo o sean la centrífuga y la centrípeta, puesto que dentro del simbolismo masónico se acepta que, sin los referidos factores armónicos que neutralizan a esas dos potencias, se provocaría el desquiciamiento universal, estas mismas enseñanzas le marcan al Masón su ineludible deber de mantener siempre latente el espíritu de armonía y de fraternidad individual y colectiva entre sus hermanos, dentro y fuera del Taller para bien de la humanidad.
 
El Escudo del Primer Grado (la Regla y el Martillo) que en forma de aspa aparece al centro del triángulo que forma la solapa del mandil, ya sabemos que son los instrumentos de trabajo en la Primera Cámara y simbolizan la Labor a que se dedican los Aprendices, durante sus actividades masónicas, la Regla le señala la línea recta del deber y del derecho, y el Martillo representa el poder intelectual del hombre, bajo cuyo influjo trata de dominar a toda la creación.
 
La cinta que sostiene al mandil por la parte superior, rodea la cintura del Iniciado formando un círculo, mismo que le marca el límite de sus derechos, con relación a los de sus semejantes, es decir que se justifica el hecho de que se refiere claramente a la sabia máxima del respeto al derecho ajeno, puesto que el Masón se encuentra encerrado dentro de ese círculo para recordarle que únicamente debe hacer uso de los derechos que justamente le corresponden, los que no sólo debe hacer respetar, sino hacer que se respeten los de los demás, y si posible es, defenderlos en contra de quienes traten de arrebatarlos.
 
En el sentido Moral, el círculo de referencia, nos marca el espacio culminante en que debemos desarrollar todas nuestras actividades en bien propio y de nuestros semejantes, puesto que también representa a la Órbita del Universo como fuente de todo lo que existe; en consecuencia, es también la personificación de la unidad Masónica porque representa al iniciado, para quien simboliza también, el grado sumo de la inteligencia humana, de esa chispa misteriosa y de profunda filosofía de que nos dotó el Gran Arquitecto del Universo, y por medio de la cual podemos ESTUDIAR, COMPRENDER y DESCUBRIR los secretos que en su seno encierra la Naturaleza, a la vez que nos permite penetrar hasta lo desconocido traspasando los misterios que se cree existen sobre la verdadera vida; o en otras palabras, ese círculo nos indica que contiene la clave de la inteligencia que el hombre aplica para llegar hasta el descubrimiento de la verdad a que se refiere el busca y encontrarás.
 
El simbolismo del reverso del mandil del Aprendiz Masón, generalmente deben estar forradas de seda o raso color negro, debido a la representación de las tinieblas, la ignorancia y el misterio, al centro del cuadrado se observa un cráneo humano, sobre dos huesos en aspa, mismo que representa a la muerte, al luto y a la desolación, además de de 7 lágrimas que bañan dicho símbolo, las que personifican al dolor, la aflicción, el pesar, el sufrimiento, la tristeza, la angustia y la pena; y en cuanto al ribete Azul Celeste que circunda al mandil por el reverso, es la imagen del infinito y por lo mismo, indica que así como en la vida, los Masones siempre estarán unidos en la eternidad.
 
Si tomamos en consideración todos los argumentos anteriores, resulta que el aspecto del Mandil en atención a sus dos caras, anverso y reverso, también se le dan dos interpretaciones simbólicas o sean: el Día y la Noche, la Luz y la Oscuridad, el Trabajo y el Reposo, la Sabiduría y la Ignorancia, la Alegría y el Dolor, los Bienes y los Males, la Vida y la Muerte, etc
 
Al Aprendiz Masón se le permite usar el mandil por el reverso, únicamente durante los trabajos de la Logia Fúnebre, en cuyo caso es emblemático de la muerte, del reposo y del luto (vease el Oriente Eterno). También recibe el nombre de Logia de Dolor.
 
La Geometría y el Mandil
 
Con la finalidad de comprobar esta teoría, se presenta el estudio basado en la incidencia de los rayos solares en el planeta tierra, en dos fechas muy importantes para los masones: Los solsticios:
 

Asumiendo que la figura presentada es la tierra y colocando los puntos cardinales (Norte, Sur, East = Este y West = Oeste).


Se traza dos ángulos de 23°27′ teniendo como centro el punto de intersección de las coordenadas Norte-Sur y Este-Oeste, uno hacia el hemisferio Norte y el otro hacia el hemisferio Sur. Los cuales al interceptar la línea que representa la circunferencia, dan origen a la ubicación del Trópico de Cáncer y del Trópico de Capricornio al Sur. Estos ángulos representan la incidencia de los rayos del Sol sobre los dos hemisferios en los puntos mas extremos de su recorrido. Es decir, el Sol a través del año hace un recorrido desde el punto máximo en el hemisferio Sur (Solsticio de Invierno), a su punto máximo en el hemisferio Norte (Solsticio de Verano) repitiéndose el ciclo indefinidamente. Tengamos en cuenta que el recorrido Solar al cual nos referimos es un recorrido relativo a nosotros, en la Tierra, puesto que es el planeta quien hace el recorrido alrededor del Sol, afectado por la inclinación de su eje.


Ahora bien, si tomamos en consideración que la Tierra es achatada en los polos, es decir, es una elipse; esto introduce un error de aproximadamente 40′ (menos de 1°). Entonces encontramos que el ángulo real de la incidencia del Sol durante los solsticios es de 24°13′. A su vez , el punto de convergencia de estas dos líneas deja de ser el centro de la Tierra.
 
Al haber establecido el ángulo real de la incidencia de los rayos solares sobre la tierra durante los solsticios, se expondrá la razón por la cual las mismas leyes naturales que rigen fenómenos como los solsticios, deben ser a su vez partícipes del diseño del mandil.


Se tomarán como referencia, los puntos de incidencia de los rayos del Sol en la corteza terrestre en los solsticios. En estos puntos se trazarán dos tangentes respectivamente, las cuales se llamaran niveles de la tierra, que serán perpendiculares a los ángulos de 24°13′. En la misma figura se puede apreciar líneas de puntos que representan la incidencia del Sol en el hemisferio contrario.
 
Se colocan medidas a los ángulos que describen dichas líneas.
 
La línea sólida que representa el solsticio de verano tiene 90° con respecto a la tangente o Nivel de Tierra. Entre esta línea y la línea de puntos que representa el solsticio de invierno sobre este mismo punto, tenemos 48°26′ y entre esta y el Nivel de Tierra 41°34′ completando así los 180°.


Se toman los puntos de intersección con la corteza terrestre (los trópicos) como pivote y se rotarán las líneas de los niveles de Tierra junto con las líneas solsticiales (respetando los ángulos entre ellas), hasta que la línea, Nivel de Tierra, esté en posición perpendicular con el Ecuador. Como se puede apreciar en el hemisferio Sur.


Se realiza la misma rotación en el hemisferio norte, formándose así un triángulo isósceles.


Se toma la dimensión de la base del triángulo para crear un cuadrado. El centro del cuadrado se encuentra trazando líneas diagonales.


Es así como se ha obtenido, un cuadrado que representa el Cuerpo o Materia, un Triángulo que simboliza el Alma o Espíritu y un Círculo o expansión de un punto que señala la divinidad.


Es importante notar que, la superficie del cuadrado, es igual a la superficie del triángulo mas la superficie de la circunferencia. Maister Eckart dijo: “El Círculo (Dios) se hace vehículo en el Triángulo (Alma) para manifestarse en el Cuadrado (Cuerpo). Representando en el Mandil del Masón, como el camino que debe seguir de regreso a la manifestación del Ser Divino, que llevamos dentro”.



Cuadrado de L=20, área de 400
 Triángulo de base 20 y altura de 8.6, área de 86
 Círculo de diámetro 20, área de 314
 
Área del Cuadrado = Área del Triángulo + Área del Círculo
 400 = 86 + 314
 
Finalmente es importante señalar que: El Círculo tiene relación con el Cuadrado y el Triángulo a través del número PI (3.14…) y está relacionado con el Eje de la Tierra y su incidencia Solar en los Solsticios.
 
El Mandil es, entonces un símbolo que señala ese Orden y que la Masonería debería reflejar a través de sus obras y es lógico que sus miembros estén adecuadamente vestidos en sus talleres. Las medidas apropiadas serían 20″ x 20″ en el cuadrado, en el Triángulo debe ser 20″ de Base y 8.6″ de Altura y en el Círculo, su Diámetro debe ser de 20″.

 

LAS SIETE LEYES FUNDAMENTALES DEL UNIVERSO


1.- El Principio del Mentalismo.
 
“Todo es mental”, que es lo mismo que decir que “uno puede crear lo que cree”. Si creemos en cosas positivas, atraeremos y crearemos condiciones y circunstancias positivas a nuestro alrededor. Pero si por el contrario, nos dejamos arrastrar por el negativismo y estamos todo el tiempo pensando en cosas negativas, las atraemos y las materializamos en nuestra vida, y alrededor nuestro.
 
Todo es consecuencia de una actitud mental y de un acto de voluntad. Si creemos, creamos. Nuestra mente es creadora. Es una parte ínfima de la esencia universal, pero semejante a ella. Como dicen las Sagradas Escrituras: “Dioses sois, hijos del Altísimo”. Debemos aprender a orientar y administrar de manera positiva esa divinidad.
 
En éste principio se debe trabajar la concentración, la voluntad y la sabiduría. Para memorizar más fácilmente éste principio, lo relacionamos y ubicamos con el vórtice, chakra o rueda de energía de nuestra coronilla (encima de la cabeza)…..
 

2.- El Principio de Correspondencia.
 
“Así como es arriba así es abajo, y viceversa”, esto significa que las mismas leyes que organizan el macrocosmos (el Universo), regulan el microcosmos, que es el universo interior de cada uno. Si queremos conocer cómo funciona el universo,
 pues debemos empezar por conocernos primero a nosotros mismos…..
 
Si iniciamos el proceso del autoconocimiento sabremos como se mueve todo, y cómo podemos modificarlo. Si queremos que nuestra pareja cambie, que cambien nuestros hijos, o que cambie nuestra familia, el vecino y hasta el mundo, debemos empezar por cambiar nosotros, porque somos como un espejo mágico, en donde todo y todos se reflejan. Si queremos que esa imagen cambie tenemos que hacer magia interior para reflejarlo en el exterior. Es a través nuestro que se inicia la reacción en cadena, porque como ya dijimos antes, somos dioses creadores, arquitectos de nuestra propia realidad…..
 
En éste principio se debe trabajar el despertar de la conciencia, el discernimiento y la intuición. Esta ley la relacionamos con el vórtice de la frente, el entrecejo, y la ubicamos para memorizarla en esa posición.

 
3- El Principio de Vibración.
 
“Todo vibra, todo esta en movimiento”, todo se mueve hacia un cambio, hacia su propia transformación; pero también este principio tiene que ver con el poder del sonido que se manifiesta en nosotros a través de la palabra, como “La Magia del Verbo”. Esto quiere decir que “uno concreta lo que decreta”.
 
En el evangelio de San Juan dice: “En el principio era el Verbo (la palabra), y la palabra era Dios, y la palabra estaba al lado de Dios, y por la palabra todas las cosas fueron hechas”. Qué importante entonces es la palabra si se le asigna ese poder de materializar intenciones…..
 
Debemos tener mucho cuidado con las cosas que decimos porque la palabra es creadora, y tiene su propia carga vibratoria que puede contaminar el ambiente o lo puede elevar vibratoriamente. Decía un adagio árabe: “Habla solo cuando tus palabras sean más dulces que tu silencio”. De tal manera que si no tenemos nada bueno que decir, debemos aprender a guardar silencio.
 
La palabra es la que da forma a las cosas. Por la palabra se puede construir o destruir. La palabra es una llave que puede abrir puertas entre las dimensiones, así como puede aperturar las conciencias y los corazones de los semejantes, pero sólo si se emplea adecuadamente.
 
En éste principio se debe trabajar con la respiración, el auto-control, la inteligencia, la auto-observación, la prudencia y la pureza. La ubicación de este principio sería a la altura de la garganta.

 
4.- El Principio de Polaridad.
 
“A toda fuerza se le opone otra contraria de igual intensidad”. Uno mide la importancia de las cosas que realiza en la vida por el grado de dificultad que se genera como reacción contraria. La vida se encarga continuamente de ponernos a prueba para fortalecer nuestra voluntad y convicción, pero muchas de estas pruebas son consecuencia de la misma acción generada con nuestras decisiones y actitudes previas. Los cristales se forman en el interior de la Tierra debido a grandes presiones. Exactamente igual ocurre en el ser humano que se va perfeccionando a través de presiones, pruebas y dificultades que se le van presentando en el camino de la vida.
 
El problema en la vida no es cuando hay problemas, sino cuando no los hay, porque entonces debemos pensar que lo que estamos haciendo no tiene mayor trascendencia, o es que en cualquier momento se darán las dificultades que se encuentran como represadas, y hay que estar preparado para ello.
 
En el libro del Quijote, su autor Miguel de Cervantes pone en boca del famoso hidalgo: “Ladran los perros Sancho, señal de que avanzamos”. En ésta ley se debe trabajar la perseverancia, la paciencia, la tolerancia y la convicción. Este principio lo ubicamos a la altura del vórtice del corazón.

 
5.- El Principio del Ritmo.
 
“Todo va y viene. Nada permanece igual para siempre”. Todo esta sujeto a fluctuaciones, todo cambia, todo esta sujeto a variaciones y a permanentes modificaciones; todo se mueve como un péndulo. No siempre estaremos bien, ni siempre mal. “Cuanto más oscura esta la noche, señal es que el día esta más cerca”. Todo en la vida esta sujeto a ritmos que pueden llegar a ser controlados por nuestra voluntad y conciencia. Nuestra vida puede y debe ser dirigida por nuestra voluntad y conciencia, procurando lo mejor, aprendiendo previamente a reconocer qué es lo mejor. En esta ley se deberá trabajar la voluntad, la fe, la paciencia, la constancia y la esperanza. Este principio lo ubicamos a la altura del Plexo Solar, ligeramente por encima del ombligo.

 
6.- El Principio de Causa y Efecto.
 
“Toda causa tiene su efecto. Todo efecto tiene una causa; todo obedece a leyes universales”. Nada ocurre porque sí, todo es producto de una razón o motivo, y además, todo apunta en una dirección.
 
Dicen las Sagradas Escrituras: “Haz con otros como quisieras que hicieran contigo, no hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti”. He aquí la regla de oro en el comportamiento de nuestra vida para construir una atmósfera alrededor nuestro de paz y armonía.
 
Los seres humanos somos el resultado de nuestras existencias pasadas, nadie está improvisado en el camino. Todo en nuestra vida es consecuencia de las necesidades de nuestro actual aprendizaje y de las decisiones, pensamientos y actos con los que sembramos nuestro camino a lo largo de nuestras existencias, incluyendo la presente. La cosecha de nuestra vida es el producto de la siembra de nuestras acciones.
 
Esta ley universal es la base del concepto de la reencarnación, de la existencia de las vidas sucesivas como proceso de aprendizaje y crecimiento. En ésta sexta ley se ha de trabajar el servicio con discernimiento, bondad y con decisión. Este principio lo ubicamos a la altura de los órganos sexuales.

 
7.- El Principio de Generación.
 
“Todo tiene su principio masculino y femenino, su positivo y su negativo; todo busca su complementación. Los opuestos son necesarios para el crecimiento de ambos”. Todo en el universo busca su complementación, así la luz y la oscuridad, lo bueno y lo malo.
 
Con el tiempo uno llega a darse cuenta que hasta lo malo en la vida no es tan malo, porque hace que lo bueno sea más bueno. ¿Quién sabría valorar la luz del día si antes no pasa por las tinieblas de la noche? . En esta séptima ley habremos de trabajar la comprensión, la tolerancia, el respeto y el amor. Este principio lo relacionamos y ubicamos con el primer chakra ubicado en el cóccix.
 

¿Cómo accionar las Leyes y Principios Universales?.
 
Cada vez que nosotros hacemos una oración, o un ejercicio de canalización de energías, o nos imaginamos que nos protegemos creando mentalmente una cúpula de protección, o hacemos una cadena de sanación o de irradiación al planeta, o hacemos una imposición de manos a alguien, o deseamos algo con fe estamos accionando las Leyes y Principios Universales.
 
¿Cómo y cuando se pueden poner en práctica las 7 Leyes y Principios Universales?.
 
Cada vez que realizamos con convicción las prácticas de respiración, relajación, concentración y meditación, orientadas hacia un fin determinado estamos accionando las leyes y los principios universales. Por ello es muy importante la capacidad y seguridad (convicción) que lleguemos a desarrollar mediante ejercicios y prácticas para enfocar nuestra atención, y la energía en tal o cual dirección, para tal o cual resultado.

 

V.I.T.R.I.O.L


En los Antiguos Misterios, los candidatos eran conducidos a una pequeña y oscura estancia llamada la Cámara o Gabinete de Reflexión, dentro de la cual permanecían encerrados durante un período de tiempo indeterminado, y antes de entrar por primera vez en el Templo.
 
Al introducirse en ella se le dirigían las siguientes palabras:
 

“Caballero, aquí es donde usted va a sufrir la primera prueba, que los antiguos iniciados llamaban la prueba de la Tierra
 
A tal fin, es indispensable que se deshaga de toda ilusión y para hacerse sensible materialmente a lo que debe ejecutar dentro de usted espiritualmente, le ruego me dé lo que lleva de valioso y particularmente, todos los objetos de metal, que simbolizan lo que reluce con brillo engañoso…
 
Ahora, Caballero, va a ser abandonado a usted mismo, en la soledad, el silencio y con esta débil luz. Los objetos y las imágenes que se ofrecen a su vista tienen un sentido simbólico y deben incitarlo a la meditación”.
 
Estas palabras son sumamente reveladoras acerca del significado de ese momento solemne de nuestra recepción.
 
Ellas nos advierten de la necesidad de purificarnos de todas las ilusiones, egos y vicios que conforman nuestra errónea “personalidad” y que hemos ido adquiriendo en nuestro contacto con las “tinieblas exteriores” del mundo profano.
 
Sin ese previo “despojamiento de los metales” – que crean una dura y gruesa costra alrededor de nuestro verdadero “SER” impidiendo que se manifieste- jamás podríamos recibir la influencia espiritual vehiculada por el rito y los símbolos de la Iniciación, impidiendo así la posibilidad salvífica del renacimiento, de volver a nacer en un mundo nuevo bañado por una luz mucho más transparente y sutil: el mundo de las ideas y arquetipos emanados del Gran Arquitecto del Universo.
 
Pero lógicamente, nadie podrá hacer ese trabajo por nosotros, razón por la cual somos abandonados a nuestra suerte, recogidos en la soledad y el silencio, encerrados en fin, en nuestra particular Cámara de Reflexión y una vez allí “morir” a la condición profana.
 
Ese acto o gesto interno de negación y muerte a un mundo y a una personalidad ficticia se vive simbólicamente (lo que por cierto hace válida y real esa experiencia) como un “regreso al útero” materno o a la matriz de la tierra nutricia, es decir, a un plano de concentración extrema donde “reflexionamos” sobre el sentido de nuestra existencia, sobre quién somos en verdad.
 
En realidad, la Cámara de Reflexión es lo mismo que el Athanor, “Huevo Filosófico” u horno alquímico, símbolos todos ellos de la conciencia Herméticamente cerrada a las influencias externas y en donde, amparados en la íntima y generativa oscuridad, se lleva a cabo un proceso de cocción, fermentación, destilación, sublimación y finalmente transmutación de lo espeso en lo sutil, de lo terrestre en lo celeste.
 
Este proceso, como sabemos, es el vivido por la semilla en su eclosión vertical hacia los espacios aéreos, o por el gusano de seda, que después de un tiempo encerrado en el capullo sale de él transmutado en mariposa, en un ser completamente otro, pasando de lo que repta a lo que vuela.
 
Esto que decimos está claramente ejemplificado por los diversos objetos, inscripciones e imágenes simbólicas presentes en la Cámara. Allí, depositados sobre una mesa, encontramos tres pequeños recipientes que contienen Azufre, Mercurio y Sal, los tres principios Herméticos que simbolizan el espíritu, el alma y el cuerpo, respectivamente, lo cual nos sugiere la idea de que la Gran Obra Iniciática incumbe al ser humano considerado en su totalidad y no tan sólo en un aspecto o modalidad de ésta; una jarra con agua y al lado un trozo de pan, símbolos del agua de vida y del alimento espiritual que restituyen el “recuerdo” y fortalecen al candidato después de sufrir la primera muerte Iniciática, expresada a su vez por el cráneo y las tibias cruzadas. Este es el estado que la Alquimia denomina NIGREDO, o “negro mas negro que el negro” que señala la descomposición de la personalidad egótica.
 
Pero esta descomposición o putrefacción contiene ya el germen de el nuevo nacimiento, anunciado por el gallo, ave emblemática del dios Hermes, y cuyo canto proferido en lo más profundo de la noche avisa sin embargo de la proximidad del día y de la luz del Sol nacida en el Oriente.
 
En este sentido, nos dice la tradición que “cuando todo parece perdido, es cuando todo será salvado”, pues después de descender, como Dante, a las profundidades del infierno, no queda más remedio que ascender por el eje que une la Tierra y el Cielo.
 
Precisamente ese descenso y ese ascenso están sugeridos por las siglas V.I.T.R.I.O.L que aparecen grabadas en una de las negras paredes de la Cámara.
 
El significado de estas siglas alquímicas es bastante elocuente al respecto:
 

”Visita Interiora Terras Rectificatur Invenies Ocultum Lapidum”
 
(“Visita el Interior de la Tierra y Rectificando Encontrarás la Piedra Oculta”.)
 
La rectificación de que se trata tiene que ver con el cambio de “orientación” que se va produciendo en nosotros conforme progresamos “…por las vías que nos han sido trazadas…”, es decir, por la vía sagrada de la Iniciación, lo que es simultáneo al despertar de nuestras potencialidades internas que nos conducirán a la obtención del Conocimiento, simbolizado por la Piedra Oculta (Filosofal) o Piedra Cúbica en punta del maestro masón.
 
Así, pues, sólo cuando el postulante sepa comprender –o asimilar en sí mismo- el mensaje de todos estos símbolos que se ofrecen a su meditación, habrá “superado satisfactoriamente la prueba de la Tierra, a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo” y estará, por tanto, preparado para llamar a las “Puertas del Templo”, lo que hace una vez que ha sido reducido a pura posibilidad de ser presta a recibir los efluvios emanados del resto de los elementos purificadores que determinarán su desarrollo y crecimiento interior: el Aire, el Agua y el Fuego.
 
Tomado del libro:
 
“Cosmogonia Masónica”
 
por: Siete Maestros Masones
 
Ed. Kier.

 

LOS PRINCIPALES CALENDARIOS MASÓNICOS


Se llama Calendario Masónico el modo de computar el tiempo usado entre los masones. Los principales Calendarios masónicos son siete:
 
1.º el del RITO SIMBÓLICO. (El más usado en masonería). La era masónica se obtiene añadiendo 4.000 al año en curso. El año masónico va el 1.º de marzo (primer mes) al 28 de febrero (o 29 si es bisiesto) del año siguiente. Febrero es, pues, el duodécimo mes. Los doce meses de este año masónico reciben los nombres siguientes: NISSAM = Marzo; IJAR = Abril; SIVAN = Mayo; THAMUZ = Junio; AB = Julio; ELIUL = Agosto; TISHRI = Septiembre; HESHVAN = Octubre; KISLEV = Noviembre; THEVED = Diciembre; SCHEVAT = Enero; ADAR = Febrero.
 
2.º el del RITO ESCOCÉS. Es el Calendario hebreo puro. El año principia en septiembre; su numeración se obtiene agregando 3760 a la era vulgar. Los hombres y los días se designan por sus nombres hebraicos.
 
3.º el del RITO DE MISRAIM. Se reduce a agregar 4004 a la era vulgar.
 
4.º el del RITO TEMPLARIO. Cuentan como año primero el de la fundación del la Orden, que fue el 1118 de la era vulgar.
 
5.º el del RITO DE LA ESTRICTA OBSERVANCIA. Toma como año primero el de la destrucción de la Orden de los Templarios, que fue el de 1314.
 
6.º el de la ORDEN DE REALES ARCOS. Consideran como año primero el de la fundación del segundo Templo de Jerusalén por Zorobabel en 530, antes de Cristo, y escriben la fecha añadiendo 530 a la era vulgar.
 
7.º el de la ORDEN DE REALES Y SELECTOS MAESTROS. Fechan desde 1000 años antes de Cristo en que quedó terminado el Templo de Salomón, y añaden por lo tanto 1000 a la era vulgar.

 

“EL SÉPTIMO SELLO”: UNA LECTURA MASÓNICA DE IGMAR BERMAN


Los motivos y temas de Bergman no son demasiados, pero sí muy potentes. En sus cintas, se dedicó a elaborar preguntas que permanecieran en el tiempo, y para ello, utilizó reiteradas veces símbolos que representaran de formas diversas sus preocupaciones metafísicas. Dios, el dolor, la muerte, el sacrificio, pero sobre todo el sueño, serán los tópicos que Bergman abordará en gran parte de su filmografía.
 
Sin embargo, no estamos hablando de la construcción onírica del mundo que Hollywood ha perpetuado, ese sueño distorsionado, inexacto y escurridizo. Bergman nos pone en juego lo contrario: lo verosímil, detallado y real que puede resultar la ensoñación. De ahí que los símbolos desvelen no solo el subconsciente del individuo que sueña, sino que dan cuenta además de una realidad “soñada”  – anhelada – por muchos. Apunta a los significados universales y los contrasta con enorme creatividad a partir de símbolos de profunda relevancia y complejidad. Esto no debe acobardar al espectador. Esto, porque Bergman logra establecer al menos dos niveles de lectura: el superficial, al que cualquier cinéfilo o aficionado medianamente preparado podría acceder, y el nivel profundo, donde los sentidos propuestos solo serán rescatados por los que ven más allá de los evidente.
 
Esto resulta ser algo muy familiar para la Masonería, pues en sus ritos y dentro del templo, despojados de los metales y olvidados del profano exterior, se accede a un estado similar, a un espacio en el que se pueden conocer y ver otras realidades. A nivel simbólico, este nivel complejo propuesto por Bergman, permite establecer múltiples lecturas. Así lo vemos en la película El séptimo sello (1957), donde un hecho histórico, la peste bubónica, da paso a una reflexión sobre los vicios y conflictos del presente, sobre la fe y la duda, sobre la vida y la muerte, sobre el destino y el Apocalipsis. Primero revisando símbolo por símbolo y luego agrupándolos hasta formar un todo, como aparentemente pretendía Bergman, se puede descifrar un entramado simbólico riquísimo y de alcances universales, como la simbología M.·. Revisemos algunas de esas propuestas hermenéuticas que Bergman nos entrega.
 
El primer ícono que aparece en la película es el de Jano (Jano films es la productora de la cinta), con lo que, si estamos atentos, ya sabremos desde dónde se ha inscrito la propuesta fílmica del director y de su producción. Jano Bifronte nos ofrece la doble mirada sobre el pasado y sobre el futuro. Bergman, como veremos, aborda el presente (s.XX) desde el pasado (s.XIV) para resolver el futuro. Además, se centra en la lucha permanente del hombre contra la muerte, es decir, de su destino inexorable. Vemos también en la cinta numerosas intertextualidades literarias: Las primeras escenas, a orillas del mar, con la figura del caballero que desafía a la muerte, nos recuerda las Coplas a la muerte de su padre de J. Manrique, que nos dice “nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar ques el morir”. Vida y muerte, pasado, presente y futuro, están presentes desde los primeros segundos de la película, a través de la figura, tan fundamental para la masonería, como lo es Jano. Bergman nos muestra que la muerte nos persigue siempre y la única seguridad que tiene el destino de un hombre: La muerte igualadora. Como en la muerte, en la masonería todos somos  iguales.
 

Imposible no prestar atención al juego del ajedrez, o más bien a su significado: en los tiempos míticos, cuando el hombre aún estaba en contacto con el mundo, el juego tenía un carácter sacro, pues representaba la forma primigenia de conocer el universo y sus reglas. El origen del juego, si bien incierto, para la Simb.·. M.·.  se remonta al antiguo Egipto, donde el dios Thoth sería su inventor. El juego del ajedrez es la representación de una cosmogonía, donde dos jugadores se enfrentan, valiéndose de sendos ejércitos, actualizando el drama cósmico de la dualidad en una batalla sideral y terrenal a la vez. La estrategia y la razón, como para la M.·., son las armas de combate. El tablero es el lugar donde se desarrolla la trama del juego. Es cuadrado, figura geométrica de cuatro lados iguales que son expresión del cuaternario, y que nos transmite la idea de armonía, orden y equilibrio, son el motivo por el cual se le asocia con el símbolo de la tierra. De este modo, el hombre queda inscrito dentro de los lados verticales y horizontales, limitado por las coordenadas que representan el espacio y el tiempo. En las civilizaciones tradicionales, el cuadrado representaba una forma sagrada, y poseía una carga mágica inherente.
 
Para trazar el mapa cosmogónico, el cuadrado del ajedrez es multiplicado simétricamente hasta alcanzar un cuadriculado de 8 columnas de base, número que inspira un símbolo intermedio o de transición, ente el cuadrado (tierra) y el círculo (cielo) y por tanto su relación con el druida y con lo infinito, cuyas referencias son numerosas en el film. Sin ir más lejos, en la segunda escena de la película, se ve al escudero cantando, estableciendo la relación dicotómica entre el cielo y la tierra y entre Dios y Satán. Continúa hablando de dos caballos que se engullen mutuamente, aludiendo con ellos al ouroboros, que es la representación del infinito, de lo cíclico y del eterno retorno. Pero también del conocimiento, que hace uso de sí mismo para regenerarse y proliferar. El tono del escudero es siempre profético y apocalíptico, imitando, como es de esperar, el texto bíblico. Este es justamente el otro gran tema de la obra de Bergman. El Apocalipsis es, en su sentido judeo-cristiano más amplio, la promesa de un juicio final, en el que los justos serán salvos. En ese instante de la película, el escudero se encuentra cara a cara con un muerto, que lo enfrenta a su propio destino de forma elocuente y tétrica. Esa visión trágica y no idealizada de la muerte, será el primer momento de la construcción crítica sobre la fe y la religión el la película.
 
Cómo no hacer alusión a uno de los motivos que más ocupaban a Bergman, que es el conflicto del sueño y la realidad. El primer indicio de esta temática nos la entrega al aparecer en escena el grupo teatral. El bufón (cuyo significado tradicional es opuesto al aquí presentado) es quien establece una nueva relación entre la realidad y el sueño. Al estar practicando equilibro con tres pelotas, que para la M.’. son la Tesis, la Antítesis y la Síntesis, al bufón se le aparece la Virgen con el niño. Entonces la reflexión del bufón es: “He visto algo! Una visión… es tan real…” […] No es la realidad lo que ves. Es otra realidad.” No debemos olvidar que la Virgen le está enseñando a caminar al niño, lo que nos recuerda el viaje iniciático del niño de tres años que aprende a caminar hacia la luz.
 
Por último, quisiéramos destacar la escena de la iglesia, cuando escudero y caballero ponen de manifiesto sus respectivas visiones en torno a la fe y a la religión. El pintor sueco Albert Pictor es ficcionalizado y puesto como personaje dentro de la película, pintando uno de sus famosos frescos “La danza de la muerte” o la “Danza macabra”. El director, por medio de la figura del pintor, pone de manifiesto el problema del ser humano frente a la muerte. Recordar que van a morir les trae infelicidad. Mantenerlos asustados los atraerá a las iglesias. El temor impide ver más allá. “Una calavera atrae más que una mujer desnuda”.
 
De este modo, nos presenta tres posibilidades de experimentar la fe. Primero, como una fe ciega, que a partir del miedo inyecta la confianza en la promesa de la vida eterna. Luego, como una fe en ausencia, la que por contraposición, es la negación de la primera y por tanto el triunfo de la razón pura. Y finalmente, como una fe en duda constante, encarnada en el caballero, que necesita de la experiencia positivista para creer y confiar. En este último caso, Bergman es explícito, poniendo en boca del caballero el siguiente monólogo: “Mi indiferencia ante los hombres me excluye. Vivo en un mundo de fantasmas, prisionero de mis sueños. Quiero morir, pero estoy esperando el conocimiento” (clara referencia al Fausto) ¿Por qué es tan difícil percibir a Dios con uno de los sentidos? Como podemos creer los creyentes si ni siquiera creemos en nosotros mismos? ¿Por qué no puedo matar a Dios en mi interior? ¿Por qué me han hecho vivir con esta angustia, de modo tan humillante? Quiero conocimiento, no creencias, no conjeturas. Conocimiento.” Y termina con la siguiente afirmación: “Ningún hombre puede vivir con la Muerte y saber que el Todo es la Nada. Deberíamos fabricar un ídolo con cuarto miedos y llamarlo Dios.” ¿Qué preguntas son estas si no son las que la M.·. se ha planteado o, más bien, ha visto debatir entre sus columnas?
 
El Séptimo sello, lleno de simbolismos, nos muestra a un Ingmar Bergman, masón también, que quiso desplazar en su cinta problemas universales y actuales. Eso es, por qué no, la tarea de la M.·.. La fe, el apocalipsis y la religión, son los tres escalones hacia el infinito, o al menos, una forma de constelación para elaborar ese camino.  La dualidad presente en el ajedrez da cuenta de la lucha constante de la luz y la oscuridad, del ying y el yang, del bien y del mal.
 
Entendemos que toda la película se construye en circunferencias, en un permanente retorno, ya que los cuadros se enfocan en cinco espacios geográfico-simbólicos que vuelven a su punto inicial. Así, se pasa por diferentes estadios simbólicos, que a su vez representa las fuerzas naturales: “agua, aire, fuego tierra y de nuevo agua” en “mar, pueblo, bosque, castillo y de nuevo mar”. Cinco marcas que forman las cinco puntas de la Estrella Flamígera y que se vinculan con los sentidos, de los cuales la fe quiere prescindir: “Por qué es tan difícil percibir a dios con uno de los sentidos?” nos dice el caballero, antes de revelar su estrategia para imponer el Jaque a la Muerte, que finalmente, como es de suponer, lo termina venciendo.

 

GIUSEPPE GARIBALDI


La idea de escribir sobre este ilustre hermano me vino al recibir la formal invitación de los hermanos uruguayos del Gran Oriente de la Francmasonería Mixta Universal, quienes en este mes firmaron un reconocimiento con el Gran Oriente de Francia
 
La invitación hace referencia al acto de celebración de los 200 años del nacimiento del “héroe de dos mundos”, Giuseppe Garibaldi, que se realizará en la sala de conferencias del Hospital Italiano (Canning y Bulevar Artigas, Montevideo – Uruguay) el 21 de junio a las 19.30.
 
Giuseppe Garibaldi tiene una gran actualidad puesto que fue promotor de los ideales democráticos, liberales y republicanos que defiende la Masonería. Es un personaje absolutamente moderno y fuente de inspiración para resolver los problemas del futuro. Hay que sacarlo del bronce para traerlo a una realidad palpitante donde se necesita de su ejemplo de combatiente por el humanismo, la libertad, la unidad de los pueblos, la sensibilidad social, y por el cosmopolitismo que el encarna.
 
Giuseppe Garibaldi nació en Niza, ciudad actualmente situada en la costa francesa del Mediterráneo, cerca de la frontera italiana. Sin embargo, puede considerarse que era italiano, dado que en esa fecha la ciudad de Niza pertenecía al Reino del Piamonte —posteriormente incorporado al Estado italiano con la unificación— habiendo sido Niza cedida a Francia en 1860, a consecuencia de la guerra con Austria, indica en la página en español de Wikipedia
 
Adolescencia y juventud
 
Era el segundo hijo de un pescador, de una familia oriunda de Liguria, en su juventud trabajó como marinero enrolado en diversas tripulaciones. Estudió de forma irregular, pero siempre le atrajo todo lo relacionado con el mar y la marina.
 
Con 15 años se enroló como grumete en un barco mercante, y también en esta época es ya considerado un héroe al salvar a una chica que había caído a un foso. Su padre lo inscribió en la escuela marítima de Génova en 1821.
 
Durante estos primeros viajes estuvo rodeado de hombres de mar con grandes ideales e ideas, como el comandante del barco Constanza, Angelo Pesante, que le marcaron su personalidad. En 1827 formó parte del barco Cortese, que zarpó de Niza y estuvo viajando por el Mar Negro, Estambul y Galacia viviendo avatares como la guerra turco-rusa.
 
En 1832 fue capitán de segunda clase en la Clorinda también por el Mar Negro. Esta nave fue apresada por unos piratas turcos, incluso Garibaldi estuvo apunto de ser fusilado, aunque fue herido en la mano, con la ayuda de los demás tripulantes y su primo, consiguieron zafarse de los piratas. Después de 73 meses fuera, Garibaldi volvió de nuevo a Niza.
 
De marinero a revolucionario
 
1833 es un año decisivo para Garibaldi. De vuelta de su viaje a Levante, recaló en Marsella donde conoció a Guiseppe Mazzini y por su intermedio se afilió a la “Giovane Italia”, una asociación política instituida en Marsella en Julio de 1831, donde comienza a desarrollar sus planes de conspirador por la libertad, entregando su vida a la patria y ganado los galones de capitán en la Marina del Piamonte.
 
Recibió el sobrenombre de Cleombroto un héroe espartano. Estuvo involucrado en la insurrección del Piamonte, donde tenía que aduñarse de la embarcación en la cual navegaba y apuntar sus cañones a Génova, viniendo su acción con la de los insurgentes de tierra para apoderarse de la ciudad y llevar la revolución a los estados sardos.
 
Los espías denunciaron el movimiento que debía estallar el 11 de febrero de 1834. El tribunal militar del rey Carlos Alberto de Savoia, constituído en aquella ciudad, lo había condenado a muerte en junio de 1834. Es considerado un bandido y tiene que huir, primero a Niza luego pasa por Marsella, se embarca desde aquí hacia el Mar Negro de nuevo, luego consigue irse a Sudamérica partiendo desde Marsella en el bergante Nautonnier con el nombre ficticio de Borrel, homenajeando al mártir revolucionario Joseph Borrel, afincándose en Rio Grande do Sul. Desde 1834 a julio de 1848 permanecerá en el exilio.
 
Estancia y luchas en América
 Giuseppe Garibaldi se embarca como segundo capitán en un barco que parte para Brasil y a su arribo pasa a servir en la Revolución Farrouphila Republicana de Río Grande del Sur, en la que están comprometidos varios exiliados italianos, como Livio Zambeccari, Rossetti y otros.
 
Sirve a la Revolución como jefe de la pequeña escuadra Riograndense. Luchó entonces contra Pedro I de Brasil en la revolución de la República Riograndense liderada por Bento Gonçalves da Silva. En estas acciones tomó junto al general Davi Canabarro la ciudad portuaria de Laguna en el estado de Santa Catarina lo que facilitó la creación de la República Caterinense o República Juliana.
 
En 1836 ingresa en la logia masónica “Asilo della virtud” y se traza un plan de trabajo que tiene como punto básico la continuación de la lucha por la liberación de Italia.
 
En 1841 pasó a Uruguay, país que estaba en curso la guerra del presidente depuesto Manuel Oribe, apoyado por el gobierno de Buenos Aires de Juan Manuel de Rosas, contra el gobierno de facto presidido por el Gral. Fructuoso Rivera, instalado en Montevideo y que contaba con el apoyo de Brasil y de las flotas francesas e inglesas.Montevideo se encontraba sitiada por fuerzas rosistas, apoyadas por las fuerzas leales a Oribe. En el Río de la Plata, operaba la flota rosista al mando del almirante Guillermo Brown, que intentaba bloquear el puerto de Montevideo.
 
En 1842 el gobierno de Montevideo designó a Garibaldi como sustituto del Cro. Coe al mando de la flota, librándose entonces, el 16 de agosto de 1842 un combate naval en el Río Paraná cerca de la localidad de Costa Brava. Las naves comandadas por Garibaldi fueron derrotadas por las fuerzas de Brown, superiores en barcos y hombres. Garibaldi incendió sus naves, evitando que cayeran en manos de los rosistas; y desembarcando a tierra, logró ponerse en salvo con sus tripulaciones y armas.
 
Garibaldi volvió a dirigir una escuadrilla naval, al frente de la cual logró impedir que las naves de Brown ocuparan la Isla de Ratas, en la bahía de Montevideo (que pasó entonces a llamarse Isla Libertad), logrando así impedir el intento de la flota rosista de bloquear Montevideo.Vuelto a Montevideo, en 1843 -y establecido por Oribe el sitio de Montevideo que habría de prolongarse hasta 1851- Garibaldi organizó una unidad militar que fue denominada “La Legión Italiana”, al frente de la cual se puso al servicio del Gobierno de Montevideo.
 
Además de su importante actividad revolucionaria, Garibaldi dio clases de matemáticas e ingresó en 1844 a la Logia francesa “Les Amies de la Patrie“, según trazados que guarda la Gran Logia de la Masonería del Uruguay, en su Archivo Histórico.
 
Cuando el Gran Oriente de Uruguay obtiene su reconocimiento como potencia masónica regular el 17 de Julio de 1856 el “héroe de dos continentes” continúa relacionado con los masones del Río de la Plata, que le reconocen su trayectoria en la Orden y le designan miembro de honor de su logia madre, tal como surge de los Cuadros Lógicos que se exhiben en el Palacio Masónico de Montevideo.
 
Cabe recordar que, después de haber sido reconocida como Potencia Masónica Regular, la Masonería del Uruguay autorizó por varios años, la presencia en su territorio de dos Logias de origen extranjero: “Les Amis de la Patrie” (dependiente de Francia) y “Acacia” (dependiente de Inglaterra), según indica su stio web.
 
Después de diversos avatares y aventuras en este país se casa en 1842 con Ana Maria de Jesus Ribeiro, llamada después Anita Garibaldi. A ella la conoció en 1839 en Laguna, Santa Catarina, en lo que fue un auténtico amor a primera vista. Con ella tuvo cuatro hijos, Menotti, Rosita, fallecida con dos años, Tersita y Ricciotti.
 
Italiano de nacimiento, nunca dejó de sentir al Uruguay como una segunda patria. Su arraigo oriental estaba además sustentado en la contraversial discusión sobre su actuación y personalidad. Garibaldi se inserta en la vida política del Uruguay al calo que suscitaba la causa del risorgimiento en el Río de la Plata y en otros lugares del mundo.
 
Retorno a Italia y segundo exilio
 
Tras volver a Italia en 1848 emprendió numerosas batallas a favor de la independencia de los reinos y territorios italianos, ocupados por Austria y Francia, a las órdenes del ejército del Reino de Saboya. Se convirtió en un auténtico héroe para el pueblo italiano ávido de libertad.
 
Con apoyo francés, intervino en la guerra contra Austria, si bien el cambio de actitud de Napoleón III, apostando súbitamente por la negociación, truncó temporalmente los objetivos de Garibaldi. Se creó la República romana, pero esta fue derrotada. Tuvo que huir de Italia con 3.900 soldados y su esposa Anita, mientras eran perseguidos por un ejército de españoles, franceses y napolitanos; sin embargo Anita murió en la fuga a consecuencia de una fiebre tifoidea el 4 de agosto de 1849.
 
En setiembre de 1851, desde América Central tomó un vapor que lo llevaría al Callao. Esa nave se detuvo temporalmente en Paita, puerto norteño del Perú, donde conoció a Manuelita Sáenz, quien había sido compañera y amante de Simón Bolívar.
 
Posteriormente sería capitán de navío mercante por el Océano Pacífico que lo llevaría a China.
 
Segunda guerra de la independencia
 
En 1854 volvió de nuevo a Italia, compró la isla de Caprera y estalló la segunda guerra de la independencia italiana, siendo mayor general de los Cazadores de los Alpes, compuestos por 3.000 soldados. Con ellos conquistó Varese, Como, Brescia y en las negociaciones de paz, Víctor Manuel II logró de Austria la anexión de Lombardía, tras la que vendrían las de Parma, Módena, Toscana y Romaña, al solicitar sus gobiernos provisionales su unión al Piamonte.
 
El siguiente objetivo de Garibaldi fue entonces lograr la liberación del reino de las dos Sicilias, en el que Francisco II de Nápoles ejercía una monarquía absoluta.
 
Ambicionando una Italia unida bajo un solo gobierno radicado en Roma, concibió la idea de marchar sobre los Estados Pontificios, defendidos por tropas francesas. Sin embargo, Víctor Manuel y Cavour, temerosos de perder lo logrado ante una radicalización del conflicto, evitaron el avance de Garibaldi.
 
El incidente no supuso un enfrentamiento entre el rey del Piamonte y Garibaldi; antes al contrario, el revolucionario reconoció a Víctor Manuel como rey de Italia el 26 de octubre de 1860.
 
En 1861 fue invitado por Abraham Lincoln para un puesto en el ejército federal en la Guerra Civil Estadounidense, pero Garibaldi desistió.
 
Ultimas aventuras
 
Garibaldi prosiguió incansablemente sus actividades militares en busca de la unidad de Italia, emprendiendo acciones sin éxito en 1862 al grito de “¡Roma o muerte!”. La protesta de Napoleón, cuyas tropas custodiaban Roma, llevó al ejército de ocupación piamontés en Nápoles a repeler a Garibaldi, haciéndole prisionero en Aspromonte (sur de Nápoles).
 
En 1864 viajó hacia Inglaterra donde fue recibido por entusiasmo por la población y se reunió con el primer ministro Henry Palmerston. Tuvo durante esta época la ambición de liberar otras naciones ocupadas Croacia, Grecia, Hungría, pero nada de esto se hizo realidad.
 
En 1866 estalla la tercera guerra de la independencia italiana, en donde Garibaldi y 40.000 hombres de los Cazadores de los Alpes, con apoyo prusiano, lucharon contra los austriacos en la Batalla de Bezzecca, consiguiendo la única vitoria y toman la ciudad de Trento.
 
En 1867 realiza una nueva marcha hacia Roma aprovechando la retirada de tropas francesas, que se ven obligadas a desembarcar otra vez y a derrotar al italiano en Mentana.
 
Finalmente, lograda la unidad italiana en 1870, Garibaldi fue electo diputado al Parlamento, cargo al que posteriormente renunció al no concretarse en los hechos las ideas Republicanas por las que él lucho incansablemente.
 
Giuseppe Garibaldi era uno de los principales componentes del imaginario italiano, paradigma de la honestidad y desprendimiento bajo la aureola de radicalismo liberal que venía a insertarse también en las nuevas corrientes de izquierda. Pero no solo la izquierda, sino lo liberales, radicales y los que se oponían a la política absolutista de la iglesia sentían a Garibaldi como el paladín de las luchas por las libertades de todos los pueblos.
 
La unión de la Masoneria Egipcia
 
En setiembre de 1881 los Soberanos Santuarios de Menfis de los Estados Unidos y de Rumania, así como los Soberanos Santuarios de Menfis y Misraim de Gran Bretaña y Nápoles le concedieron el grado de Gran Hierofante General (es decir jefe mundial del Rito) a Giuseppe Garibaldi.
 
Al mismo tiempo que tenía lugar la unión del Rito en torno a Garibaldi, un intercambio de cartas y reconocimientos mutuos entre Yarker y Pessina permitió que se afianzara e institucionalizara la alianza entre Menfis y Misraim.
 
Según Gerard Galtier en su libro “La tradición oculta” parece que fue a partir de entonces cuando empezó a aparecer el “Rito de Menfis y Misraim” (que se convirtió después en Menfis-Misraim).
 
En cuando a Garibaldi, escribe Galtier, es cierto que era miembro de Menfis desde hacía mucho, sin embargo su nombramiento fue sobre todo honorífico, dado que su avanzada edad le impedía ejercer activamente.
 
La alianza en torno a él permitió una cierta reunificación de la Masonería del Rito egipcio, pero fue breve, pues, desde la muerte de aquel, otros se autoproclamaron su sucesor.
 
Garibaldi fué muchas veces designado como un verdadero ciudadano del mundo y también como “Caballero de la Humanidad”. El fué ante todo un “unificador de tendencias”estimado por su sincera abnegación, su integridad y su coraje.
 
Su gran sueño fué “Los Estados Unidos de Europa”; predicaba la unidad entre los hombres, y era un convencido de la necesidad de luchar “por la Humanidad y la Libertad en general”. Adversario irreductible de la iglesia romana, reclamaba la separación de la Iglesia y el Estado. Queria introducir la educación obligatoria, gratuita y laica y suprimir las congregaciones religiosas; rechazaba sinembargo el ateismo, la indiferencia y el “miserable materialismo”.
 
Victor Hugo escribió de él
 

“Garibaldi, ¿quién es Garibaldi? Es un hombre, y nada más. Pero es un hombre en la acepción más sublime de la palabra. Un hombre de libertad, un hombre de humanidad”.

 

LA FIGURA FUNDAMENTAL DE HIRAM ABIFF EN LA MASONERÍA (II)


Hiram Abif o el Mito de los Hijos de la Viuda
 
Es imposible hablar de Masonería sin hablar de Hiram Abif (también llamado Jiram Abif, CHiram, Hiram Abif, Hiram Abí, Hiram Abiff, Khirm, Khurm o Khur-Om) o el Mito de los Hijos de la Viuda, el cual se remonta al Mito Egipcio con mas de 5000 mil años de antiguedad de Isis (viuda de Osiris), que a través de una mística búsqueda devuelve a la vida a Osiris.
 
La palabra original Chiram (חירם), consiste en tres consonantes:
 
(1) ח, Cheth, (Chamah), la luz del Sol, el fuego Universal, invisible, frío de Naturaleza atraída por el Sol, manifestado en luz y enviado abajo a nosotros y a cada cuerpo planetario que pertenece al sistema solar.
 
(2) ר, Resh, (ריח Ruach), El espíritu, el aire, el viento, que como es el Vehículo que comunica y colecciona la luz en Focos innumerables, en donde los rayos solares de la luz son agitados por un movimiento circular y manifestados en el Calor y quemando el Fuego.
 
(3) ם, o מ Mem, (Majim), agua, humedad, la madre del agua o Humedad Radical, una clase particular de aire condensado.
 
Estos tres constituyen al Agente Universal o el fuego de la Naturaleza en una palabra, חירם, CHiram.
 
Cuando Salomón, hijo de David, recibió la misión de construir un templo a Dios y un palacio para los reyes de Israel, Hiram, el rey de Tio y amigo de David, lo ayuda con materiales y obreros.
 
A causa de su gran amor por Salomon, Hiram de Tiro envió también al Gran Maestro de los Arquitectos Dionisiacos, CHiram Abiff, que no tenía igual entre los artesanos de la tierra.


En un incidente sucedido en el vaciado del mar de bronce, CHiram sueña con su obra destruida. De la fundición que brilla enrojecida en las tinieblas de la noche se alza una sombra luminosa. El fantasma avanza hacia CHiram, que lo contempla con estupor. Su busto gigantesco está revestido por una dalmática sin mangas; aros de hierro adornan sus brazos desnudos; su cabeza bronceada, enmarcada por una barba cuadrada, trenzada y rizada en varias filas, va cubierta de una mitra de plata dorada; sostiene un martillo de herrero. Sus ojos grandes y brillantes, se posan con dulzura en CHiram y, con una voz que parece arrancada de las entrañas del bronce, le habla y lo lleva como en un sueño a las profundidades de la tierra, Tubal Caín instruye a CHiram en lo esencial de la tradición de los cainitas, los herreros, dueños del fuego y le transmitió la tradición Luciferina.
 
Al devolver a CHiram a los límites del mundo tangible, Tubal Caín le revela que Balkis pertenece también al linaje de Caín y que es la esposa que le está destinada desde toda la eternidad.
 
CHiram, como el Maestro de los Constructores, dividió a sus trabajadores en tres grupos, que fueron llamados a Aprendices, Artesanos, y Maestros Masones. A cada división le dio contraseñas y signos por los cuales su excelencia respectiva podría ser rápidamente determinada.
 
Los tres últimos Artesanos (Jubelas, Jubelon, y Jubelum) descontentos y determinados a forzar a CHiram para revelarles la contraseña del grado del Maestro decidieron confrontarlo.
 
CHiram, saliendo del templo por la puerta del sur, fue de repente encarado por Jubelas armado con una medida de veinticuatro pulgadas. Sobre la respuesta negativa del CHiram de revelar la Palabradel Maestro, el rufián lo golpeó en la garganta con la regla, y el Maestro herido entonces apresurado a la puerta de Oeste, donde Jubelos, armado con un cuadrado, lo esperó y exigió. Otra vez el CHiram era silencioso, y el segundo asesino lo golpeó en el pecho con el cuadrado. CHiram se dirige a la puerta del este, sólo para ser encontrado allí por Jubelum armado con un mazo y CHiram se cayó muerto.
 
El cuerpo de CHiram fue sepultado por los asesinos sobre la cumbre del Monte Moriah y una ramita de acacia colocada sobre la tumba. Intentando los asesinos evitar el castigo se embarcaron hacia Etiopía pero fueron capturados y ejecutados. Uno de los grupos enviados por el Rey Salomon descubrió la tumba marcada por la ramita de hoja perenne. Después de que los Aprendices y los Artesanos habían dejado de resucitar a su Maestro de los muertos él fue finalmente levantado por el Maestro Mason “con el apretón fuerte de la garra de un León.”
 
Y Balkis, al regresar al país de Saba, sin haber sido nunca la esposa de Salomón y en su seno lleva al niño que va a nacer de sus amores fugitivos con el Maestro Obrero, ese niño que será el primero de los hijos de la viuda.


“Del viaje del Sol por los doce signos,” escribe Albert Pike, “vienen la leyenda de los doce trabajos de Hércules, y las encarnaciones de Vishnu y Buda. De ahí vino la leyenda del asesinato de Khurum, el representante del Sol, por los tres Artes del mismo tipo, símbolos de los signos de Invierno, Capricornios, Acuario, y Piscis, quién lo atacó en las tres puertas del Cielo y lo mataba en el Solsticio de Invierno. De ahí la búsqueda para él por los nueve Artes del mismo tipo, los otros nueve signos, su descubrimiento, entierro, y resurrección.” (Ver Moral y Dogma.)
 
De acuerdo a Ragon, los tres compañeros de Hiram, los “tres asesinos”, representan los tres últimos meses del año; y Hiram simboliza el Sol – de su solsticio de verano, cuando empieza a disminuir – el rito entero que es una alegoría astronómica.
 
Durante el solsticio de verano, el Sol provoca canciones de gratitud que todos respiran; por lo tanto Hiram, quien lo representa, puede dar a cualquiera el derecho, a la sagrada Palabra, que es decir vida. Cuando el Sol desciende a los inferiores, las señales de toda la Naturaleza se vuelve mudas, y Hiram ya no puede darles la sagrada Palabra a los compañeros que representan los tres meses inertes del año. El primer compañero golpea débilmente durante mucho tiempo a Hiram con una regla veinticuatro pulgadas, símbolo de las veinticuatro horas que constituyen cada revolución diurna; es la primera distribución de tiempo, la cual después de la exaltación de la poderosa estrella, débilmente asalta su existencia y le da el primer golpe. El segundo compañero lo golpea con una escuadra de Hierro, símbolo de la última estación, figurado por las intersecciones de dos líneas derechas, las cuales dividen en cuatro partes iguales el círculo Zodiacal, cuyo centro simboliza el corazón de Hiram, el punto donde se tocan las cuatro esquinas representan las cuatro estaciones; segunda distribución de tiempo, en ese período el golpe es más pesado en la existencia solar. El tercer compañero lo golpea mortalmente en su frente con un golpe de su pesado mazo cuya forma cilíndrica simboliza el año, el anillo o círculo; tercera distribución de tiempo, el logra asestar el ultimo golpe a la existencia del Sol expirando. De esta interpretación se ha inferido que Hiram, un fundidor de metales, el héroe de la nueva leyenda con el título de arquitecto, es Osiris (el Sol) de la iniciación moderna; Isis, su viuda, es la Logia, el emblema de la Tierra y ese Horus, hijo de Osiris (o de la luz) y el hijo de la viuda, es el Masón libre, es decir, el Iniciado quién habita la casa terrestre (el niño de la Viuda, y de la Luz.)
 
Finalmente lo mas importante es que los iniciados deben descubrir la auténtica tumba de Hiram Abiff para poseer su Luz y sus misterios, con la finalidad de descubrir de quien descienden y quienes son, alcanzando la transformación y la iniciación completa.

2 pensamientos en “TRAZADOS MASÓNICOS

    • Mi Q.’.H.’. Cosme Ignacio. Es un honor para tu servidor el saber que te gustó el temario. Te agradezco mucho que te hayas tomado la libertad de leerlos y a su vez analizarlos.
      Te mando un T.’.A.’.F.’. y que el G.’.A.’.D.’.U.’. ilumine tu camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s